Mi hija tiene problemas por el cambio de escuela ¿qué hago?

Tengo 31 años. Mi niña de 11 años está en sexto grado y recientemente tuvo que cambiar de escuela. El problema es que la veo muy frustrada, todas las mañanas llora cuando tiene que irse para la escuela. Hay veces que pienso que se va a enfermar de los nervios. Le va muy bien en la escuela, le gusta ser muy puntual en todo y sacar la más alta calificación, pero hay veces que voy a verla sin que ella lo sepa y la veo a punto de llorar en clase.

Aconsénjeme, estoy muy preocupada.

N. Alvarez.

Mi hija tiene problemas por el cambio de escuela

Respuesta

Vamos por partes. Lo primero que hay que analizar es que es normal que una niña a su edad resienta un cambio de escuela. Ha dejado atrás a sus maestras, sus amigas, el mismo salón de clase, los juegos y muchas cosas a las que seguramente estaba acostumbrada.

Y si ese fuese el problema, por lo que me han dicho dos maestras de niños en edades como la de tu hija, tarda entre 4 y 8 semanas para que las cosas vuelvan a ser normales y ella se acostumbre a todo lo nuevo.

Pero como eres una madre preocupada e interesada en buscar una solución, no vas a quedarte quieta y, ni más faltaba, no te lo recomiendo. Entonces trata de ver si puedes seguir estas sugerencias:

Lee también:  Cómo enseñarle a sus hijos a valorar lo que tienen

Lo primero es dialogar con la niña, tratar de sacarle información de lo que le está sucediendo. La causa del problema puede estar en una maestra con la que no se adapta o en que otro niño o niña la molesta, la ofende o la hace sentir mal de alguna manera. Que le recargan de tareas a las que no está acostumbrada, en fin.

Pregúntale calmadamente si le gustaría regresar a su escuela anterior y por qué, o si prefiere una escuela diferente, si le caen bien todos(as) sus compañeritos(as) y maestros(as), si no le gusta algo relacionado con el estudio, o con los juegos, en fin.

También analiza si algún problema en la familia, aunque no esté ella involucrada, la puede estar afectando.

Si no te da resultado el diálogo directo con ella, trata de que intervenga otra persona en quien ella confíe. Quizás hay algo que la niña no quiera confesarte por temor o por no querer preocuparte, créeme que en todo eso piensan los niños.

Definitivamente hazle una visita a la psicóloga(o) o consejera(o) de la escuela y exponle todas tus preocupaciones. Ellos son personas experimentadas y quizás te ayuden a encontrar una solución.

Si no te convence esa ayuda, no dudes en ir directamente al distrito escolar de tu ciudad para buscar una ayuda más amplia, haciéndoles notar los recursos que has agotado.

Lee también:  El síndrome del nido vacío

Ojalá todo se solucione.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas