El llanto de los niños

Se ha observado que a las dos semanas de vida, los bebés lloran 13 períodos de aproximadamente 15 minutos diarios. A las seis semanas, el llanto diario llega a casi tres horas. A los tres meses, el promedio se reduce a sólo una hora diaria.

También experimentan períodos de irritabilidad que comienzan al anochecer.

El llanto de los niños

Hasta allí todo es normal, el niño necesita que lo acaricien y que lo carguen, lo que no significa que cada vez que llore tenga que hacerlo. Con ello sólo logrará que se malcríe.

Disminuyendo el llanto

Así como con los accesos de llanto, es normal que los bebés despierten frecuentemente durante la noche.

Al llegar a los cuatro meses de edad, casi todos dormirán 6 horas seguidas. Para los 6 meses, el niño duerme toda la noche, y es capaz de volverse a dormir por sí mismo si se despierta.

Pero hay niños que padecen de cólicos (trastornos orgánicos que producen contracciones espasmódicas en el intestino y colon, y dolores violentos acompañados de diarrea).

Los cólicos producen crisis de llanto súbito y brusco que afectan a los niños. Éstos se reconocen porque el bebé rechaza el alimento (aunque tenga hambre) y frecuentemente se arquea. Los niños con cólicos lloran más que el bebé sano. Pueden llorar más de 3 horas diarias. Aproximadamente, el 10 por ciento de los infantes padecen cólicos.

Lee también:  Mi esposo me controla demasiado

Este malestar aparece poco después de salir del hospital, llegan a su máximo entre las 6 y 8 semanas y tienden a desaparecer gradualmente (más o menos a los 4 meses).

Hasta hoy no se ha probado la eficacia de los medicamentos contra el cólico y muchos de éstos pueden intoxicar al bebé con facilidad, aunque hay algunos que favorecen la expulsión y absorción de los gases. Recuerde: los cólicos son parte normal del desarrollo del niño y pueden ser por inmadurez intestinal.

Si ha comprobado que el llanto no es por dolor, revise si el pañal no está mojado, ofrézcale alimento al bebé (para ver si tiene hambre) y verifique si no tiene frío o calor.

Vaya a pasear con él a pie o en el coche, póngalo en su cuna y permita que llore unos minutos hasta que se tranquilice.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas