¿Cómo enseñarle buenos modales a tus hijos?

Si tu hijo no tiene buenos modales no es tarde para que los aprenda, y tu vas a jugar una parte esencial en ese proceso, que eventualmente lo llevará a formarse como un adulto al que se le abrirán más puertas y oportunidades.

Y es que la buena educación es hoy en día una herramienta básica de la vida. Y si te hace falta ayuda para educar a tu pequeño, te brindamos algunos consejos para que lo hagas.

¿Cómo enseñarle buenos modales a tus hijos?

A los niños se les empieza a enseñar modales desde bebés. Lo más importante es ser buenos ejemplos para ellos y eso viene de nuestros corazones. Los niños imitan a los padres.

Ya a los dos años asocian las palabras con acciones, lo que indica que es un buen momento para enseñarle dos palabras claves: “gracias” y “por favor”. La consistencia de enseñanza de los padres debe ser obligatoria.

Cat Wagman, escritora del libro de buenos modales para niños “Why…Thank You?”, asegura que los padres deben “sugerirle” a los niños actos de buenos modales.

“Con el tiempo, ellos se acostumbran a tener buenos modales a tal punto de ofrecerlos por iniciativa propia”, dice.

La hora de la comida

El mejor momento para enseñar buenos modales a los pequeños es la hora de la comida, y hay que aprovecharlo. Estas son sus sugerencias:

  • Lavarse las manos antes de comer.
  • Colocar la servilleta en el regazo.
  • Sentarse rectos.
  • Evitar poner los codos sobre la mesa.
  • No comer con la boca abierta.
  • Usar utensilios con cuidado.
  • No jugar con la comida.
  • No poner el cuchillo en la boca.
  • Pedir permiso para levantarse de la mesa.
  • Llevar el plato a la cocina.
Lee también:  Terror nocturno en los niños (miedo al dormir)

Buenos modales en la sociedad de hoy

Lo importante es que los padres entiendan las circunstancias de los niños de hoy, que a diario se ven expuestos a la televisión, las modas de rebeldía y otras influencias. Es por ello que los padres también tienen que mostrar cierta flexibilidad.

Un niño agresivo y temeroso puede que no tenga modales, pero esto no implica que no pueda modificar su conducta. Los padres pueden orientarlos en sus problemas y rebeldías sin ser demasiado exigentes.

Otro aspecto importante en la enseñanza es el respeto por los mayores. Los niños deben aprender a tratar a los adultos con cierta educación y aprender a contestar “sí señor” o “no señor”.

Pero indudablemente todo esto tiene que ir acompañado de una gran dosis de ejemplo por parte de los padres. El que los padres se traten bien entre sí y que usen con frecuencia las palabras que le inculcan a los niños es determinante en su proceso de aprendizaje.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas