Ideas para crear una biblioteca en casa

Grande o pequeña, una biblioteca en casa le dará un toque de elegancia e intelectualidad a tu hogar. El buen uso del espacio y la elección de un buen material son fundamentales. Todo dependerá de tu ingenio y, claro está, de tu bolsillo.

El gusto por las buenas bibliotecas dentro del hogar no es nada nuevo. A principios de siglo muchos de los pequeños apartamentos en Nueva York y Chicago se decoraban con amplias bibliotecas que cubrían no sólo una pared, sino una habitación completa.

Aquéllo daba una apariencia intelectual y deleitaba a sus dueños con horas de intensa lectura.

Ideas para crear una biblioteca en casa

En la actualidad, donde las casas son más pequeñas, la costumbre no deja de ser provechosa. Los ambientes olvidados de casa, por más reducidos que sean, hoy reciben la atención y los mimos de sus dueños.

Esos espacios y rincones por los que nadie daba dos pesos, ahora son el centro de las discusiones sobre decoración de muchas familias.

Todo consiste en lograr el mejor aprovechamiento del espacio utilizando el ingenio y el buen gusto. Y claro está, sin dejar de lado tu presupuesto.

Las paredes más exquisitas para convertirlas en biblioteca son aquellas que tienen una puerta o una ventana. De esa forma se permite que el resto de la habitación pueda tener otra utilidad.

Un rincón, una esquina o simplemente la zona de debajo de una escalera pueden servir también para estos fines. Todo depende del tamaño de tu casa y de la cantidad de libros que tengas.

Paredes con puertas y ventanas

La idea de convertir una pared con puerta en una elegante biblioteca es quizás la más simple. Por lo general la altura de la pared oscila entre 7 y 8 pies de altura. El ancho depende de la pared que tengas, pero seguro te permitirá recubrir con estanterías ambos lados de la puerta y la parte superior. Estas bibliotecas son muy espaciosas y no roban mucho lugar en el hogar.

Un buen aprovechamiento del espacio consiste también en construir la biblioteca debajo de la ventana, en el espacio que hay entre el piso y el marco inferior de la ventana, en forma de modular.

De este modo, puede tener el ancho de una pared entera y no ocupar mucho espacio de la habitación. La parte superior del modular servirá para colocar otros objetos, incluso el equipo de música y hasta una televisión, todo depende del tamaño de la ventana y de tu gusto.

Las bibliotecas que van de pared a pared, también son muy bonitas pero requieren más espacio y son mucho más costosas.

Madera o metal

Existen dos materiales clásicos para la elaboración de las bibliotecas: madera y metal. Al optar por la madera es importante elegir una de buena calidad, siempre y cuando tu bolsillo te lo permita. El cedro y el guayacán son algunas de las opciones más comunes que ofrecen los carpinteros.

Lee también:  Recetas con berenjena

Si te decides por el metal, puede llegar a salir más caro incluso que una buena madera, todo depende del estilo de la casa.

El buen cuidado de la madera con productos especiales, así como también el lustre del metal, son fundamentales para que la biblioteca luzca hermosa en todo momento.

La ventaja de los modulares

También existe la opción de construir la biblioteca en módulos, es decir, que no sea fija. La ventaja de los modulares es la posibilidad de cambiarlos de posición o incluso eliminarlos en un futuro.

Los modulares vienen en variados tamaños y puedes elegir los que se ajusten a tus necesidades. Muchas veces son más económicos que mandar a hacer una biblioteca fija con un carpintero, e incluso son mucho más rápidos de instalar.

Antes de decidir dónde colocar la biblioteca o de qué material construirla, recuerda elegir un ambiente bien iluminado y tranquilo para disfrutar de la lectura de un buen libro.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas