Vitaminas para la piel

La piel es el órgano que más se encuentra expuesto a daños. Por ello, es de suma importancia cuidarlo. Y, sin duda, una de las mejores formas para hacer esto es a través de la alimentación o suplementación.

Es pensando en ello que, a continuación, te presentamos las mejores vitaminas para la piel:

Vitamina A

Precursora del retinol y ácido retinoico, la vitamina A es utilizada en el tratamiento y en la prevención de barritos y espinillas, además de disminuir la producción de aceite por la piel.

Esta vitamina actúa también en la compensación de los efectos negativos causados por la exposición a la radiación ultravioleta. De esta forma, se contribuye a mantener la juventud de la piel. Esta propiedad se ve reforzada por el aumento del flujo sanguíneo a la piel, aumentando el aporte de nutrientes.

Vitamina B2

La deficiencia de vitamina B2 puede conducir a la sequedad de la piel, especialmente en las esquinas de la boca, y también a la dermatitis seborreica, que alcanza el cuero cabelludo, la región alrededor de la nariz, la boca y la barbilla.

Por mejorar la circulación y ayudar a proporcionar más oxígeno y nutrientes para la piel, esta vitamina ayuda a combatir las ojeras y las líneas de expresión.

Vitamina B3

Por tener una acción anti-inflamatoria, la vitamina B3 ayuda a combatir el acné y reduce la producción de aceite por la piel. Además, mejora la barrera que impide la pérdida de agua, manteniendo el cutis más hidratado.

Al mejorar la pigmentación de la piel y el enrojecimiento, esta vitamina también ayuda a controlar los síntomas de la rosácea.

Vitamina B5

Ayuda a combatir los signos del envejecimiento como las líneas de expresión y manchas, además de mantener la piel hidratada y con los poros saludables.

Por presentar propiedades anti-inflamatorias, esta vitamina reduce la picazón causada por picaduras de insectos y pequeñas heridas.

Vitamina B6

Esta vitamina actúa como una coenzima en diversos procesos del cuerpo, incluyendo el metabolismo de las proteínas. De esta forma, se contribuye a mantener la uniformidad de la piel y la regulación de las hormonas.

Además, es un excelente aliado en el tratamiento de problemas de la piel como sequedad, eczema y acné.

Vitamina B7

También conocida como biotina, esta vitamina colabora con el proceso de absorción de otras vitaminas del complejo B por el intestino. Así, ayuda a tratar la dermatitis seborreica, el eccema y la comezón.

Uno de los efectos de la vitamina B7 es estimular la producción de ácidos grasos, esenciales para la hidratación de la piel.

Vitamina C

Esta vitamina actúa como co-factor en las reacciones del organismo, incluso en la síntesis de colágeno, responsable de la firmeza y la elasticidad de la piel.

Por actuar reduciendo la producción de melanina, esta vitamina es utilizada en productos tópicos para suavizar manchas oscuras en la piel. Además, tiene propiedades antioxidantes y combate los efectos nocivos del sol.

Vitamina D

Además de facilitar la absorción de calcio por el organismo, la vitamina D ayuda a restaurar la barrera de protección cutánea, favorece la renovación celular, mejora la textura de la cutis y estimula la producción de colágeno.

De esta forma, esta vitamina actúa como un elemento de prevención del envejecimiento, ayudando también a reducir los signos del paso del tiempo.