Todo sobre la anorexia

En el grupo de los trastornos de la ingesta de alimentos se presentan principalmente dos importantes y claramente separados síndromes: La anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa.

El principal síntoma de la anorexia nerviosa es el bajo peso, un fuerte deseo de mantener el leptosomo individual mientras que las mujeres también presentan amenorrea. La mayoría de los pacientes son mujeres jóvenes que han distorsionado la imagen de su cuerpo, creyendo que tienen sobrepeso, incluso cuando están extremadamente delgadas y débiles.

Todo sobre la anorexia

Este síndrome a menudo comienza con un poco de sacrificio en la dieta, y los resultados poco a poco se ven reflejados en un esfuerzo duro y persistente para lograr un peso anormalmente bajo.

La mayoría de los casos sucede en la edad de 16 a 17 años, y sólo una mínima parte los presenta después del 30.

Epidemiología

La anorexia por lo general ocurre en las niñas en edad escolar, en el que la frecuencia alcanza de 0,1 a 0,5%. De los pacientes 95% son mujeres y pertenecen a las clases socioeconómicas superiores.

Cuadro clínico

Los elementos más característicos de quienes sufren anorexia son la delgadez y el bajo peso corporal. Como se ha mencionado, estas personas tienen en sus mentes una imagen patológica de su cuerpo, por lo que se someten a dietas increíbles, pueden comer poco y también evitar los carbohidratos.

Algunas personas consumen 600-1000 calorías por día. A menudo, para bajar de peso, se causan vómitos ejercidos en exceso o toman laxantes después de haber ingerido alimentos. A veces estos individuos tienen pensamientos obsesivos relacionados con los alimentos.

La anorexia nerviosa

Más de la mitad de los pacientes que sufren de anorexia, también describen episodios de consumo incontrolado de alimentos conocidos como bulimia.

En el período que tienen bulimia son capaces de consumir grandes cantidades de alimentos que normalmente evitan, pero después de tal abuso, sienten un peso muy intenso e hinchazón, por lo que a menudo recurren a la provocación del vómito.

Estos abusos bulímicos también son acompañados por sentimientos de culpa y remordimiento que pueden llevar más rápidamente a la pérdida de peso.

Los pacientes se observan demacrados, se quejan constantemente que sienten frío e incluso pueden presentar manchas en la piel. Algunos también sufren de estreñimiento, hipotensión, bradicardia e hipotermia.

Lee también:  Sindrome de abstinencia

Los vómitos frecuentes y el uso de laxantes puede conducir a la alcalosis e hipopotasemia, dando lugar a convulsiones que pueden causar la muerte por arritmia cardiaca.

Razonamiento

La anorexia nerviosa parece ser resultado de una combinación de predisposiciones genéticas y otros factores sociales, que realzan la susceptibilidad a la dieta.

Muchos estudiantes, en particular las estudiantes, son sometidos a dietas por algún tiempo; la mayoría superan este periodo sin ninguna dificultad. Aquellos con transición a la anorexia nerviosa parecen ser los que tienen una baja autoestima, aunque también lo padecen quienes bailan o quienes tienden a querer aparecer más en público, como en la televisión.

Cuando comienza este desorden, el interés y la sobreprotección mostrada por la familia ayudan a empeorar la condición en lugar de mejorar la situación.

Curso y pronóstico

En las primeras etapas de la enfermedad a menudo se evoluciona con cambios bastante notables y también con periodos de recuperación parciales. El pronóstico a largo plazo varía.

  • Aproximadamente 1/5 de los enfermos se curan por completo
  • Otra quinta todavía está sufriendo seriamente
  • El restante 3/5 tienen un curso crónico, con fases repetidas

Hay un aumento de la mortalidad como resultado de la mayor probabilidad de suicidio. Entre las mujeres que presentan un mejor peso corporal y regulación en el ciclo menstrual, algunas todavía tienen patrones irregulares en el consumo de alimentos. El factor más importante de pronóstico negativo es la demora en la búsqueda de ayuda médica.

Pruebas clínicas y de laboratorio

Existe una prueba de laboratorio específica para el diagnóstico de la anorexia nerviosa. Hay una pluralidad de condiciones endocrinológicas y patológicas que pueden a determinar esta condición.

Estas pruebas básicas son: Los electrolitos en sangre y pruebas de función renal, pruebas de función tiroidea, nivel de azúcar en la sangre y la amilasa, hemograma, colesterol y caroteno y electrocardiograma.

Diagnóstico

Esto es difícil debido a la negativa de la persona a aceptar la condición y el secreto que se desarrolla entorno de las personas, en cuanto a los hábitos extraños en la dieta. Por lo tanto, es difícil determinar con precisión la causa de la pérdida de peso.

La depresión y la anorexia nerviosa tienen mucho en común, tales como el estado de ánimo deprimido, estallar en llanto, trastornos del sueño, trastornos compulsivos, y la ideación suicida aveces.

Sin embargo tienen diferencias. Generalmente una persona con depresión sufre de anorexia, mientras que un paciente con anorexia nerviosa dice que tiene el apetito normal y la sensación de hambre. Sólo en las etapas severas de las enfermedades las personas tienden a reducir el apetito.

Lee también:  ¿Qué es la salud bucal?

La persona que sufre de anorexia nerviosa es indiferente a los alimentos ricos en calorías y la preparación de alimentos grasos, mientras que también pueden deprimirse y mostrar una obsesión por la apariencia física y el cambio de la imagen corporal.

La bulimia se caracteriza por atracones de grandes cantidades de alimentos, seguida por el remordimiento y la culpa y, a menudo vómito autoinducido. El peso corporal por lo general se mantiene normal, y rara vez puede reducirse en un porcentaje del 15%. A menudo, esta enfermedad coexiste con la anorexia nerviosa.

Tratamiento

Aunque el tratamiento puede requerir de necesidades especiales, la mayoría de los pacientes con anorexia nerviosa se niegan a buscar ayuda.

Para hacer frente a este trastorno son necesarios:

  • La historia completa, para conocer la forma en que la enfermedad se desarrolló, los hábitos alimenticios actuales, el control del peso corporal y los pensamientos del paciente en todo
  • Para examinar debe buscarse cuidadosamente la existencia de síntomas depresivos y el estado psico-intelectual; por lo general necesitan varias entrevistas para obtener la información que necesitan
  • Es necesario obtener información de los padres y cualquier persona cercana a los enfermos.

Se deben explorar las relaciones familiares y las interacciones de los miembros y especialmente sus hábitos en los alimentos y comidas
para hacer los exámenes necesarios para excluir cualquier otra enfermedad y determinar con precisión las posibles causas.

El tratamiento puede implicar entonces la hospitalización, la psicoterapia y la medicación.

La hospitalización se considera esencial para la restauración de la comida del paciente, la hidratación y el equilibrio de electrolitos, ya que todos ellos pueden causar perturbaciones graves e incluso conducir a la muerte.

Como regla general, se recomienda la hospitalización si el paciente pesa menos del 20% de lo normal, mientras que si el peso se reduce en un 30% de lo normal, entonces se requiere la internación en un hospital psiquiátrico, con una probabilidad de permanecer allí desde 2 a 6 meses.

La hospitalización combina el comportamiento particular para adquirir confianza, psicoterapia individual, orientación familiar, y el tratamiento con psicofármacos.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas