Tipos de alcoholismo

Una copa de alcohol ocasionalmente no es dañina para el organismo, beber en exceso y constantemente si lo es. El cuerpo se volverá dependiente al uso de esta sustancia. Al momento de consumir constantemente el paciente comienza a pasar por una serie de etapas, las cuales son cinco.

La prevención en el consumo de esta sustancia es esencial para la salud.

¿Qué es la dependencia al alcohol?

La dependencia al consumo del alcohol, se caracteriza por la necesidad dominante de ingerir licor. Puede clasificarse en dependencia leve o dependencia grave. Esta tiene 4 síntomas fundamentales, que advierten sobre la subordinación a las sustancias.

Tipos de alcoholismo
El consumo de alcohol puede empezar por simple curiosidad hasta convertirse en una adicción.

Los síntomas son desasosiego, desorientación del control y sujeción física. Los mencionados, ocasionan compulsión por ingerir sustancias alcohólicas, insuficiencia de control para limitar el empleo de sustancias, incremento de la sudoración, náuseas y temblores.

Otras manifestaciones de la dependencia, es la susceptibilidad, daño del entorno personal y sensaciones de arritmias cardíacas. Alrededor de 13 de 200 personas sufren de dependencia a esta droga adictiva, anteriormente llamada alcoholismo.

Jellinek para el año de 1952 aseguró que el alcoholismo es una enfermedad, la cual tiene 4 tipos de trastornos y 5 tipos de alcoholismo. Según el estudio realizado a 2000 personas se observó, que su gran mayoría eran hombres con problemas alcohólicos y los mismos asistían a rehabilitación.

Lee también:  Salud en la adolescencia

Bebedor tipo Alfa

El bebedor Alfa, es un alcohólico usual, enfermo psíquico. El mismo bebe solo para calmar enfermedades de carácter físico o psicológico. Este tipo de bebedor presenta subordinación psicológica.

Es un bebedor rebelde que violenta las reglas sociales, pero a su vez este puede tomar control del problema, también puede mantenerse en abstinencia por un largo tiempo. Sin embargo no se puede tomar a la ligera ya que puede evolucionar al tipo Gamma.

Bebedor tipo Beta

Este tipo de alcohólicos fue frecuente en el país Portugal, debido a la dieta irregular que tenían; buscaban ganar calorías a través de bebidas alcohólicas baratas. Este tampoco se considera un bebedor dependiente, pero sin embargo suele ingerir excesivas cantidades de alcohol en reuniones sociales, debido a que es un bebedor ocasional.

El mal hábito de este tipo puede ocasionar enfermedades como cirrosis, gastritis y polineuritis; también puede somatizar otras complicaciones.

Alcoholismo tipo Gamma

Este es el tipo de bebedor tradicional, no tiene control sobre la ingestión de licor, su evolución y la adaptación del metabolismo a la sustancia es rápida. Presenta mayormente problemas psicológicos, los cuales lo inducen a beber de forma descontrolada y se vuelve dependiente físicamente del alcohol.

En Francia son muy habituales este tipo de alcohólicos.

Alcoholismo tipo Delta

El tipo Delta es igual de común como el bebedor Gama. Tiene una dependencia alcohólica, la cual no le permite abstenerse en su totalidad. Necesita ingerir una dosis de alcohol diaria o semanal, muy raras veces pierde el juicio.

Lee también:  ¿Para qué sirve la vitamina E?

Tipo Épsilon

El tipo de bebedor Épsilon no presenta dependencia física o psicológica al alcohol. Este es un bebedor esporádico, por el mismo suele intoxicarse de forma rápida pero tiende a tener síntomas de culpa y arrepentimiento. Se puede mantener por largos periodos sin ingerir sustancias alcohólicas.

Para Jellinek, los tipos de bebedores Épsilon y Alfa no presentan riesgos para la sociedad y a nivel personal;  para él los alcohólicos reales son los de clase Gamma y Delta debido a que han perdido la voluntad ante el consumo de alcohol.

Clasificación según Alfonso Fernández

  • Bebedor excesivo regular.
  • Bebedor alcoholómano.
  • Bebedor enfermo psicológico.
  • Bebedor alcoholizado.

Estas clasificaciones son muy similares a las del profesor Jellinek, ambas tienen como utilidad detectar el tipo alcohólicos y así poder asignar un tratamiento específico.

Toda enfermedad y trastorno tiene etapas, las mismas poseen características únicas. Las características pueden ser variación de temperamento, náuseas, alteración de la realidad, entre otras.

La participación familiar y médica desde el inicio, es de mucha importancia para evitar graves consecuencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.