¿Cómo tener un matrimonio duradero?

Un experto estadounidense desarrolló un test para predecir el éxito o fracaso matrimonial. ¿Hemos alcanzado un nivel de madurez adecuado para establecer un compromiso? ¿Nos casamos realmente enamorados? ¿Cuánto podría durar nuestro matrimonio?

Las incógnitas parecen infinitas a la hora de tomar la decisión de casarse o vivir con una pareja.

¿Cómo tener un matrimonio duradero?

Sin embargo, las respuestas son cada vez más fáciles de predecir. Al menos así lo asegura Ted Huston, profesor de ecología humana y psicología de la Universidad de Texas, Estados Unidos.

Hace casi veinte años, él comenzó a transformarse en una especie de Nostradamus de su profesión al dar seguimiento a 168 parejas norteamericanas, tras lo cual elaboró un insólito test para determinar el futuro de un nuevo matrimonio.

Experimento único

El proyecto Pair (Proceso de adaptación en relaciones íntimas) se basó en entrevistas realizadas desde el noviazgo hasta los primeros años de convivencia de la pareja, para así evaluar el desarrollo de los sentimientos del uno hacia el otro.

Huston descubrió que muchas parejas distan de estar enamoradas; que los matrimonios llenos de romanticismo hollywoodense son grandes candidatos al divorcio, debido a la paulatina disminución de tal intensidad; que las relaciones duraderas, pero sin tanto brillo, se mantienen por no estar expuestas a la erosión del ideal romántico occidental; y que la pérdida de amor y cariño conduce al quiebre por sobre los problemas interpersonales.

Lee también:  Concepto de el amor

Respecto de estos resultados, Cecilia Domich, psicóloga de la Pontificia Universidad Católica de Chile, destaca el hecho de que el matrimonio implica dejar a un lado las ideas de que todo será fácil y de que el otro llenará todas nuestras expectativas: “Elegir una pareja es como elegir un oficio, en el sentido de proyectarse y prever nuestra capacidad de vivir con otra persona por una gran cantidad de tiempo”.

Alicia Meschi, psicóloga de la Universidad de Chile, agrega que los seres humanos funcionamos con fantasías más que con realidades, donde vemos al otro mejor de lo que es, lo cual tarde o temprano se termina.

Los cruciales dos primeros años

Una vez finalizada su investigación, Huston clasificó a las parejas en cuatro categorías: Felizmente casadas, casadas pero infelices, divorciadas antes de los primeros siete años y divorciadas después de ese período.

Las parejas óptimas inician el matrimonio muy enamoradas, se muestran menos ambivalentes, expresan sentimientos negativos hacia el otro con menor frecuencia y ven a su compañero/a de forma más positiva que otros matrimonios.

Pese a que muchas parejas divorciadas después demuestran bastante afecto durante los primeros años, van perdiendo amor gradualmente y son más negativas y críticas hacia el otro.

Para Huston, la diferencia entre los matrimonios que terminan en divorcio frente a aquellos que se mantienen juntos es el nivel de cambio en la relación durante los primeros dos años.

Lee también:  Las mentiras destruyen relaciones

Domich explica que a pesar de que no existen reglas generales y uniformes, cada año de matrimonio es decisivo porque supone tareas distintas, por lo cual es básico ser activo en la relación durante todo el tiempo de convivencia.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas