Sindrome de reye

El Sindrome de reye es una inflamación cerebral (encefalopatía) y hepática que se encuentra ligada a cuadros de fiebre por infecciones virales o varicela en niños a los que se los ha tratado con Aspirina® o salicilatos.

Sindrome de reye

Qué es el síndrome de reye

La vinculación entre cuadros de gripe, otros virus respiratorios, o la varicela con la toma de ácido acetilsalicílico (Aspirina®) es muy habitual en la aparición de este Sindrome de reye pero se desconoce el mecanismo determinado u exacto del proceso.

Parece haber una predisposición o tendencia genética. No siempre el cuadro se encuentra vinculado a la toma de Aspirina® pero la frecuencia es 30 veces mayor en este caso.

Este Sindrome de reye, se puede ver presente, en niños de todas las edades, una semana luego de un cuadro infeccioso de vías altas, de gripe o de varicela. Puede aparecer primeramente con vómitos, alteraciones en su comportamiento, con gran agitación y delirio, que evoluciona velozmente a un cuadro de convulsiones y coma, que puede llegar a generar la muerte.

Síntomas

  • La aparición una semana antes de un cuadro infeccioso de nariz o de garganta, de varicela o de gripe.
  • Rápida visión de náuseas y vómitos continuados.
  • Modificaciones en el comportamiento
  • Alteraciones visuales y auditivas
  • Alteraciones del habla
  • Entumecimiento y pérdida del conocimiento
  • Pérdida de fuerza muscular
  • Convulsiones y aparición de posturas extrañas, con los brazos fuertemente extendidos y rectos, girados sobre el cuerpo, las piernas rectas y con los dedos del pie muy estirados sobre la planta del pie.
Lee también:  Cinco consejos para dormir bien

Diagnóstico

Si aparece el cuadro de síntomas en un niño con las referencias de infección viral y la toma de Aspirina® se tendrá que llevar a cabo un estudio de:

  • Azúcar en sangre, que es habitual que este baja.
  • Transaminasas hepáticas, que suelen estar altas.
  • Amoniaco en suero que está alto.
  • Punción lumbar para el estudio del líquido cefalorraquídeo.
  • Escáner o TAC cerebral

Tratamiento

El tratamiento es muy intenso y por es por esto que es necesario un ingreso hospitalario. Se le administrarán sueros con electrolitos y glucosa. Se vinculan a cortisona para reducir la inflamación cerebral.

A pesar de esto suele ser necesario controlar la respiración y en ciertos momentos hacer una respiración asistida. La recuperación del cuadro suele ser del 80%, pero el resto posee un pronóstico muy malo y a veces, mortal.

Las secuelas que vendrán luego van a depender de la intensidad del proceso agudo y del tratamiento conveniente a cada caso.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas