Sindrome de Kawasaki

La enfermedad o Sindrome de Kawasaki es una afección que se sufre en la piel, la boca y los ganglios linfáticos y que se da, más que nada, en niños menores a los cinco años de edad.

Se desconoce exactamente su origen pero, si sus síntomas se detectan muy temprano, los enfermos se pueden recuperar completamente en un plazo de escasos días. Si se deja sin tratar, puede evolucionar a complicaciones mucho más graves que pueden llegar a afectar al corazón.

Sindrome de Kawasaki

Es más habitual en niños con antepasados de origen japonés o coreano, del medio oriente precisamente, aunque se puede dar en todos los grupos étnicos.

Signos y síntomas

La enfermedad o Sindrome de Kawasaki no se puede prevenir de forma alguna, pero se suele vincular a unos síntomas muy particulares que aparecen en etapas.

En la primera fase, que puede durar hasta unas dos semanas, suele haber fiebre que dura por lo menos unos cinco días. Otros síntomas que se desarrollan pueden ser los siguientes:

  • Intenso enrojecimiento ocular.
  • Erupción en el abdomen, el pecho y los genitales.
  • Labios rojos, secos y agrietados.
  • Lengua inflamada y saburral cubierta de una espesa capa blanquecina, con protuberancias rojas de gran tamaño.
  • Garganta irritada y dolorida.
  • Las palmas de las manos y plantas de los pies inflamadas y de color rojo intenso tirando a morado.
  • Ganglios linfáticos hinchados.
Lee también:  Vitaminas para niños

Durante la segunda etapa, que suele empezar durante las dos semanas de forma inmediata posteriores a la aparición de la fiebre, la piel de manos y pies se puede empezar a pelar, llegándose a desprender importantes porciones de piel. Esto puede suceder inclusive en niños que ya han recibido un tratamiento.

En esta etapa, la enfermedad a su vez puede generar un dolor articular, diarrea, vómitos y/o dolor abdominal.

Si su hijo o algún familiar presentan alguno de estos síntomas, llame al pediatra y haga una consulta de forma urgente.

El Sindrome Kawasaki

Epidemiología

El sindrome de Kawasaki suele afectar casi exclusivamente a niños pequeños, con una distribución etaria monomodal y una incidencia máxima a los 1-2 años; el 50% de los enfermos son menores de 2 años, el 80% menor a los 4 años de edad, y rara vez aparece la enfermedad en personas mayores a los 8 años.

La relación de aparición del sindrome Kawasaki en varones y niñas es de 1,5: 1. 2, 3 y 4.

Las tasas de incidencia determinan por razas que demuestran que el máximo riesgo que corresponde a los niños de origen japonés y coreano. En estos países las tasas de incidencia endémica por cada año son de 50-100 casos por cada 100.000 menores de 5 años.

Otras comunidades suelen presentar tasas de incidencia menor de 5-10 por 100.000 niños de origen europeo. En Estados Unidos 4000 a 8000 niños se ven afectados fuertemente por este síndrome.

Lee también:  Factores que intervienen en la aparición de los tipos de diabetes

La comprobación de la enfermedad o sindrome Kawasaki como origen de un proceso febril agudo y su diferenciación de otras entidades, como escarlatina, Síndrome de Stevens Johnson y exantemas viticos que se fundamenta en los criterios diagnosticados determinados expuestos por el Comité de investigación del Síndrome Mucocutaneo Ganglionar en Japón.

Para poder hacer un diagnóstico se tiene que reunir unos cinco de los seis criterios, al mismo tiempo de excluir las demás enfermedades parecidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.