Cuando la secretaria se enamora del jefe

El amor en la oficina o los romances entre jefe y empleada o viceversa, y también entre compañeros de trabajo, se convierten en situaciones delicadas cuando uno de los dos o los dos son casados.

Respondiendo a muchas interrogantes con situaciones similares hoy tratamos el caso de una mujer casada pero enamorada de su jefe, que también está casado.

Cuando la secretaria se enamora del jefe

Es muy común: La secretaria se enamora del jefe y éste, generalmente mayor, abandona a su esposa e hijos porque no puede resistirse a la atracción juvenil, a la tentación de una mujer que, poco a poco, se ha ido convirtiendo en su mayor confidente, que conoce y atiende a todos sus gustos, lo protege en los asuntos que lo requieren y para ganar su confianza es detallista, cariñosa y amable con él.

“Se dan todas las condiciones. Desde el permanente contacto físico hasta el más alto grado de confianza”, anota el sociólogo Alfredo Lopera.

“Es un fenómeno social que comenzó hace siglos pero que se ha hecho más común desde la época de la industrialización en el siglo pasado. Los casos se cuentan por miles y se presentan con mayor facilidad en las oficinas que en otros ambientes de trabajo”, agrega.

El caso de hoy

Lo común es que la relación sentimental entre jefe y empleada se dé entre un hombre casado y una mujer soltera. Pero hay situaciones más complejas, como la de Susana, residente en la Florida. Su caso fue seleccionado, entre muchas en circunstancias similares,

Lee también:  10 Señales de una relación sana

Susana dice en su mensaje: “Soy casada hace 10 años y me siento feliz en mi hogar, pero hace tres años conocí a un hombre mayor que yo (casado). Yo trabajaba en su negocio y era responsable de todo. No he podido saber por qué nació poco a poco un sentimiento tan hermoso y fuerte que no podemos evitar. Ya cumplimos un año de estar así”

Y continúa Susana: “Sé que es un pecado y le pido al Señor que me ayude a arrancar este sentimiento tan profundo que hay dentro de mi ser. He tratado de dejarlo pero él siente lo mismo y no me ayuda a olvidarlo”.

A pesar de lo que está experimentando, Susana no desea destruir su matrimonio: “Le soy sincera y le digo que mi esposo es muy importante para mí y que no lo quisiera perder. Por favor ayúdenme a aclarar mis ideas”.

Cómo hacerle frente

Susana, al igual que el hombre con el que está relacionada, está jugando con fuego y lo sabe muy bien.

De todas maneras, según el sociólogo Lopera, no es excepcional lo que le sucede. Se trata de un fenómeno de la sociedad moderna. Somos seres humanos y no estamos libres de que nos veamos en circunstancias como las de ella.

Pero también como humanos debemos pensar con sensatez y sentido común para dar solución a situaciones como esta.

Lee también:  Me enamoré de la persona equivocada

La pregunta que se debe hacer es ésta: Aparte de que su esposo sea muy importante para ella, ¿lo ama? Es algo que debe analizar y tomar una determinación rápida y con toda la fuerza de voluntad de que sea capaz, aunque le duela. En realidad, es algo que debió haber hecho hace tiempo. De por medio están otras dos personas.

Susana explica que trabajaba en el negocio del señor, lo que indica que ya no trabaja ahí. Esto la ayudará si su decisión es acabar con esa relación, pues lo que se aconseja es cortar totalmente cualquier contacto con “el otro”.

Si por el contrario, Susana decide divorciarse, también le hará falta tomar una decisión radical y actuar rápido. Debería intentar no causarle mucho dolor a su esposo, pero casi es imposible evitarlo totalmente.

Tal vez lo más indicado, según lo que expone Susana, es que luche por su matrimonio, por su estabilidad emocional y por su futuro. Debería obtener ayuda profesional si es que siente que la necesita.

Pero sobre todo, esta es una situación en la que hay que actuar rápido. No conviene dar más largas.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas