Cómo reducir la inflamación en hombros y rodillas

Sin duda alguna con el paso de los años nuestro cuerpo empieza a manifestar un cierto desgaste en algunas partes que son más usadas como por ejemplo las rodillas, esto genera problemas como la inflamación en las articulaciones, que hoy en día afecta a muchas personas en el mundo y lo cual ya no les permite realizar sus actividades físicas que normalmente solían hacer antes.

Existen diversas formas de reducir la inflamación en hombros y rodillas pero en esta ocasión nos vamos a centrar en hablar de las bondades de la condroitina sobre las articulaciones y los cartílagos, ya sea para mejorar el bienestar en personas que sufren artrosis como para deportistas cuya actividad física requiera desgaste.

Dolor en las rodillas

Así que vamos a conocer un poco más sobre este interesante tema que puede ayudarle a alguien que esté padeciendo este problema o a quienes deseen prevenirlo para mantener su calidad de vida y bienestar.

Qué es la condroitina

La condroitina o sulfato de condroitina es una sustancia que se presenta de manera natural en nuestro cuerpo.

Este es el constituyente principal de los cartílagos el cual posee una gran capacidad para retener agua lo que le da al cartílago su característica de resistencia a la compresión.

Participa también de manera activa en la formación y reparación de los cartílagos, ya que forma parte de una molécula proteica grande (conocida como proteoglicano) que permite la elasticidad del cartílago. Además frena la destrucción de los condrocitos, las células del cartílago que se forman de colágeno Bioactivo Tipo II y proteoglicanos.

Como se mencionó anteriormente es un componente que se produce de manera natural en nuestro cuerpo, sin embargo con el paso de los años o por una actividad física potente su producción puede disminuir y esto causa problemas en la elasticidad de los cartílagos, lo que genera inflamaciones en las articulaciones como los hombros y las rodillas.

Por ello, es recomendable consumir esta sustancia a manera de suplemento o en alimentos naturales. Para mejores resultados es recomendable también consumirla junto con la Glucosamina, otro componente natural que se encuentra en los cartílagos y que permite la movilidad. Ambos combinados tienen un mayor efecto.

Beneficios de los suplementos ricos en condroitina

Podemos recurrir a suplementos nutricionales ricos en condroitina ya que este ingrediente tiene efecto antiinflamatorio, por lo que es recomendado a personas que padecen dolor articular de manera frecuente y que padecen de inflamación en las articulaciones.

Entre algunos de los beneficios de estos suplementos podríamos mencionar los siguientes:

  • Mantener la elasticidad de las articulaciones
  • Mejorar la lubricación de las articulaciones
  • Aliviar el dolor producido por la osteoartritis
  • Facilitar la movilización en personas que realizan ejercicios pesados
  • Mejorar las articulaciones que han sufrido un aumento de carga
  • Prevenir problemas relacionados a las articulaciones en el sistema musculo-esquelético humano
  • Ayudar a personas con patologías articulares debido a la edad
  • Ayudar a personas que tienen un trabajo que requiere una sobrecarga de esfuerzo físico.

Alimentos que continen condroitina

A pesar de que el sulfato de condroitina no es un nutriente esencial, lo cierto es que es de mucha importancia en nuestro cuerpo.

Los siguientes son algunos de los alimentos en los cuales podemos encontrar la condroitina:

  • Cartílago del tiburón
  • Tráquea de las reses
  • Cartílago de vaca
  • Manitas de cerdo
  • Callos y lengua de buey
  • Codillo de cerdo
  • Entre otros.

Nota: Estos alimentos ricos en mucopolisacáridos en pueden ser ideales para fortalecer y recuperar las articulaciones, sin embargo muchas veces son acompañados de otras sustancias no deseables, como pueden ser un exceso de grasa y colesterol, por ello la mejor alternativa es recurrir a los suplementos que los contienen.

Qué es un cartílago

Es el tejido conectivo elástico y resistente que se encuentra en las articulaciones y que nos permite mover de manera fácil algunas partes como los pies, los brazos o los dedos.

Como se observa en la siguiente ilustración de la anatomía de la rodilla, los cartílagos cubren y acomodan las terminaciones y superficies óseas en las articulaciones, amortiguan los impactos que producen la marcha y/o saltos, previenen el desgaste por rozamiento y permiten el movimiento de la articulación.

Un cartílago está compuesto de células (condrocitos y condroblastos), fibras de colágeno y matriz extracelular formada a su vez por proteoglicanos (compuesta por mucopolisacáridos, principalmente ácido hialurónico, unidos a proteínas) y glicosaminoglicanos (tienen propiedades elásticas y nutren y lubrican al cartílago).

En el caso de las personas que padecen osteoartritis, el cartílago en las articulaciones se rompe. El tomar sulfato de condroitina, uno de los componentes fundamentales en la formación de cartílago, es algo recomendado que podría retardar este rompimiento.

Algunos estudios realizados

Se han realizado algunos estudios en los que se han obtenido buenos resultados; a las personas que se les administró el sulfato de condroitina mostraron mejoras en su velocidad para caminar. Se cree que dicha sustancia también protege las articulaciones del daño progresivo.

Además se ha descubierto que la actividad del sulfato de condroitina resulta calmante y estimula los mecanismos reparadores de las articulaciones, sobre todo si se combina con la glucosamina.

En un estudio realizado por la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. Institutos Nacionales de Salud que duró dos años se llegó a la conclusión de que los pacientes a los que se les suministró sulfato de condroitina mostraron una marcada reducción en la incidencia de hinchazón, derrame articular y en los síntomas a lo largo del tiempo.

La glucosamina y la condroitina son seguras de consumir, sin embargo, en algunas personas pueden causar efectos secundarios, los cuales pueden ser: Acidez estomacal, náuseas, diarrea y estreñimiento. Y otros efectos menos comunes son: reacciones de la piel, somnolencia y cefalea.

Siempre es recomendable consultar a su médico antes.

Entradas recientes