¿Qué pasa si tomo mucha agua?

A menudo se habla de los beneficios del agua en el organismo porque nuestro cuerpo está compuesto por 3/4 partes de agua, pero qué pasa si tomo mucha agua, si nuestro cuerpo necesita 8 vasos de agua al día para una tener buena salud, después de beber 20 debería ser mejor, ¿no? No necesariamente.

¿Qué pasa si tomo mucha agua?

La mayoría de la gente sabe que debe beber ocho vasos de agua al día. De hecho, la hidratación es un componente básico para una vida saludable; sin embargo varios estudios han encontrado lo contrario, lo que sugiere que el cuerpo no puede manejar una cantidad excesiva de agua.

Claro, todos sabemos que el agua es buena, pero realmente resulta incómodo tener que beber agua de una manera forzada y también es incómodo tener mucho líquido en el estómago; lo cual no es saludable, tampoco.

En algunos casos extremos incluso ha llevado a la muerte. Aquí hay algunas razones por las que tomar demasiado de algo bueno puede causar más daños que beneficios.

1. Dificulta la capacidad del cuerpo para deshacerse de los residuos

Cuando alguien bebe más agua orina más, ¿no? Se podría pensar que esto significa que alguien está consiguiendo deshacerse de los residuos más rápido. Pero estudios han demostrado que al orinar excesivamente los riñones tienen que trabajar más para tratar de estabilizar el sistema.

La función de los riñones es controlar el exceso de desechos y el agua del torrente sanguíneo, pero cuando alguien bebe demasiada agua, hay mucha más sangre que los riñones deben limpiar.

Lee también:  Sindrome fatiga cronica

Si una persona bebe demasiada agua demasiado rápido, la sangre se diluye y los riñones no pueden filtrarla lo suficientemente rápido para mantener el equilibrio de sodio adecuado.

Esta condición se llama hiponatremia y puede llegar a causar síntomas como fatiga, náuseas, vómitos y micción frecuente.

2. Afecta negativamente el cerebro

El agua puede ayudar a nuestro cerebro a mejorar la memoria y el enfoque, pero también el exceso de agua puede tener el efecto contrario. Ya sabemos que el exceso de agua diluye la sangre.

Pero cuando los riñones son incapaces de deshacerse del exceso de agua, las células del cuerpo se hinchan y toman en más y más agua para aliviar la carga de los riñones.

La mayoría de las células tienen espacio para estirarse porque están incrustadas en los tejidos flexibles, como la grasa y el músculo, pero esto no es el caso de las neuronas.

Las células del cerebro están estrechamente empaquetadas dentro de una jaula rígida, el cráneo, y tienen que compartir este espacio con la sangre y el líquido cefalorraquídeo. En el interior del cráneo no hay mucho espacio para expandirse.

Como resultado, algunas personas experimentan convulsiones, coma, problemas respiratorios e incluso la muerte.

3. El sistema circulatorio se desgasta

Cuando alguien bebe demasiada agua su cuerpo se expande para dar cabida a toda el agua que no necesita y no puede procesar, y, al igual que la ropa que no cabe se estira y se desgasta más rápido, las paredes de los vasos sanguíneos se desgastan al tomar en el exceso este líquido.

Lee también:  ¿Qué es la salud o el bienestar mental?

También diluye la cantidad de sodio en la sangre, que todo el cuerpo necesita para funcionar. Esto significa que la sangre tiene que pasar por el cuerpo más veces con el fin de obtener la cantidad adecuada de sodio para el resto de sus células.

Esto también pone tensión en el cuerpo, ya que no está recibiendo los productos químicos que necesita.

Lo mismo le sucede a las células y los riñones. Así que, incluso si alguien deja de beber tanta agua, aún se podía tener problemas con los riñones, ya que se han inundado varias veces con el líquido excedente.

Lo más recomendable sería controlar la reacción del cuerpo a la cantidad de agua que se consume en lugar de centrarse en la cantidad. Durante un día típico, las mujeres deben tratar de beber 2,2 litros de líquidos al día.

Los hombres deben aspirar a 3 litros. Cuando una persona está hidratada adecuadamente, su orina será de color amarillo pálido y no sentirá sed.

Sin embargo está claro que se debe aumentar el consumo de agua en situaciones como la que se experimenta con un clima más cálido, altitudes más altas, durante el ejercicio excesivo, cuando está embarazada o amamantando, experimentando una fiebre, o cuando se está recuperando de una enfermedad que incluyó vómitos o diarrea.

Para mantener una dieta adecuada, no hay nada como el agua. Pero, como con casi todo en la vida, el equilibrio de nuestra dieta y los hábitos diarios pueden abrir la puerta a una mejor y más inteligente vida sana.


4 comentarios

  1. Sergio dice:

    Muy buen comentario!!

  2. Jose dice:

    Me bebo cada hora un litro y medio de agua al dia y lugo despues de ese litro y medio de agua me fumo un cigarro asoe q fumo cada hora y bebo un litro y medio de agua cada hora

  3. Claire Paola Sinisterra dice:

    yo me bebo 3.5ml de agua pero la bebo durante todo el día esto es malo esto es malo ????

  4. Carlos dice:

    Estaba tomando agua, sin nada de azúcar durante una semana. El primer día me dolio la cabeza. Los días siguientes tenía mucho frío… y ya me he acostumbrado.


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas