¿Qué es la presión arterial alta?

Actualmente solo en Estados Unidos se estima que uno de cada tres habitantes sufre de presión sanguínea alta o presión arterial alta.

La presión sanguínea o presión arterial es la medida de cuánta es la fuerza con la que el flujo de sangre circula en las arterias; aunque esta presión sube y baja durante el día dependiendo de los niveles de actividad de las personas, los hábitos alimenticios y otras condiciones, por lo general se le conoce como presión arterial alta cuando esta presión se mantiene elevada durante largos períodos de tiempo.

¿Qué es la presión arterial alta?

En otros casos esta condición también es conocida como hipertensión o tensión descompensada. La presión en la sangre o presión sanguínea se mide en números basados ​​en las presiones sistólica y diastólica de la sangre.

Sistólica es la presión que mide la fuerza de la sangre contra las paredes de las arterias cuando el corazón late, mientras que la presión diastólica mide la fuerza de la sangre sobre las paredes de las arterias entre latidos del corazón, cuando el corazón se relaja.

Estos dos números se muestran en una secuencia de arriba hacia abajo, con la medida de la presión sistólica en la parte superior y la presión diastólica en la parte inferior. Por ejemplo, una presión arterial saludable es 110/70, con una presión sistólica de 110 y una presión diastólica de 70.

Lee también:  Sindrome de zollinger-ellison

Las lecturas altas de la presión arterial difieren para cada persona y son difíciles de precisar, ya que por lo general la presión suele cambiar (subir o bajar) durante el día, pero una buena presión saludable en la sangre suele ser de 120/80 o más baja.

Un presión sistólica que constantemente anda por los 120-139, con una lectura diastólica de 80 a 89, se considera como una presión arterial pre-alta. La primera etapa de la hipertensión es una lectura sistólica constante de 140 a 159, con una lectura diastólica de 90 a 99. La segunda etapa anda por los 160/100.

Cuando la presión en la sangre es alta, esta obliga al corazón a trabajar más de lo que debería.

La fuerza adicional de la sangre contra las paredes de las arterias también puede causar que las arterias se endurezcan, es por ello que esta condición en ocasiones es conocida como “el asesino silencioso”, ya que puede llevar a un accidente cerebrovascular, ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal o ceguera. Sin embargo, rara vez hay síntomas; la única manera de saber alguien padece de presión arterial alta es hacerse chequeos constantemente.

Sin embargo también debemos considerar que existen otras condiciones que pueden causar un aumento temporal de la presión, como el estrés, el miedo, la ira, la fatiga y la ansiedad por estar frente a un médico o en un consultorio médico. La presión alta también puede ser causada por trastornos cardiovasculares y renales, enfermedades neurológicas, pre-eclampsia durante el embarazo, y algunos medicamentos.

Lee también:  Sindrome de dent

La hipertensión no discrimina a nadie; cualquier persona puede desarrollarla, sin importar su edad, raza o género. La buena noticia es que esta condición puede ser tratada y prevenida si se descubre a tiempo.

Si bien es cierto hay muchos medicamentos diseñados para reducir la presión en la sangre, también hay cambios de estilo de vida que pueden ayudar a reducirla, como por ejemplo bajar de peso, hacer ejercicio, llevar una dieta sana baja en grasas y consumir menos sodio y menos alcohol.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas