¿Qué es el trastorno bipolar en los niños?

El trastorno bipolar en general, Se define como una alteración cerebral en la que la persona presenta diversos tipos de emociones, estados anímicos y conducta en ciertos periodos de tiempo llamados episodios.

Este tipo de trastorno en los niños requiere de un diagnóstico correcto y especificado, ya que suele confundirse con otra alteración de la conducta. Los síntomas que presenta un niño en este trastorno son más leves, sin embargo, si con el paso del tiempo no se llevan bajo tratamiento, estos se van aumentando.

Es por esta razón, que es necesario que los padres se mantengan actualizados y deben de estar pendientes de cada uno de los comportamientos de sus hijos y si estos entran en un patrón de comportamiento normal.

Consecuencias de la bipolaridad en los niños

Si sospecha que su hijo puede padecer de un trastorno de bipolaridad, es necesario que preste bastante atención a cada uno de los comportamientos que presenta su hijo, ya que como son niños no tienen muy desarrollado su comportamiento general.

Por consiguiente, es por eso que es necesario que antes de determinar cualquier trastorno debe de prestar atención a los cambios de comportamiento de su hijo y que estos se salgan fuera de los comportamientos normales de un niño regular.

A continuación le mostramos uno de las consecuencias de bipolaridad más notorios en los niños:

  1. Alteraciones en el estado de ánimo del niño

En los niños es normal que los síntomas comunes de la bipolaridad, como la depresión, manía y euforia, no sean tan duraderas, pero que son más frecuentes, como por ejemplo es normal que un niño en cuestión de horas cambie su ánimo.

 

Es común de igual manera, que el niño presente apatía en realizar las actividades que realizaba o que le parecían divertidas anteriormente, como puede presentar un déficit de energía durante un período y al otro que esté totalmente feliz.

 

En el estado de ánimo de un niño, es muy común que se presenten alteraciones que influyan en su conducta, como por ejemplo, el niño puede presentar rabietas duraderas, seguidos de episodios de euforia o irritabilidad. Es también común que haya un desinterés por las tareas escolares o a los juegos recreativos.

  1. Conducta ansiosa:

La gran mayoría de los niños que presentan trastorno bipolar, suelen manifestar actitudes de ansiedad en el que el niño tiene poca capacidad de controlar su conducta o comportamiento, que trae consigo la falta de sueño.

De igual manera, este se muestra distraído y difícil de centrar su atención en algo, por lo que cambia de una actividad a otra recurrentemente.

  1. Problemas en la conducta:

Es totalmente normal que un niño presente síntomas de un comportamiento maníaco excesivamente, el cual viene acompañado de una serie de problemas, como por ejemplo, rebeldía en el niño y comportamientos de desobediencia

A su vez un niño presenta:

  • Alteraciones cognitivas en las que presenta un descenso de las ideas, de igual manera pueden influir en su desarrollo lingüístico.
  • Trastornos psicofisiológicos que viene consigo con cambios determinantes en el estado de ánimo del niño. Mayormente se manifiesta en las alteraciones de sueño, problemas de apetito, etc.

Síntomas del trastorno bipolar en los niños

  • El niño presenta episodios anímicos, depresivos o mixtos, que pueden durar varias o una semana, a más tiempo, que traen consigo cambios en el comportamiento.
  • Se sienten muy tristes, se quejan constantemente de dolores de estómago o cabeza.
  • Tienen problemas para dormir y para mantenerse concentrados, hablan muy rápido sobre distintas cosas, piensan muy frecuentemente en el sexo.
  • Duermen poco o duermen mucho, poseen poca energía y fala de interés en actividades que hacen los niños normalmente.
  • Comen mucho o muy poco.
  • Pensar frecuentemente en la muerte o suicidio.

¿Cómo diagnostico un episodio de bipolaridad en mi hijo?

En primer lugar si sospecha que su hijo presenta algunos de los síntomas, debe de llevar a su hijo a un médico profesional con experiencia, no necesitará pruebas de sangre ni análisis que diagnostiquen el trastorno.

Para diagnosticarlo el médico o profesional le hará preguntas sobre cada uno de los estados de ánimo del niño y si hay alteraciones en el sueño, también necesitará saber si su familia posee antecedentes de trastorno bipolar, de igual manera, si hubo problemas de depresión o alcoholismo

De esta manera, el médico determinará si estos síntomas se deben a un trastorno de bipolaridad o si se debe a otro tipo de trastorno de la conducta.

Entradas recientes