¿Qué es el trastorno afectivo bipolar?

Recordemos que el trastorno de bipolaridad, es una condición en la que el cerebro adapta en periodos de tiempo, diversos estados de ánimo y a su vez que afectan la conducta diaria de la persona que lo padece.

Un trastorno afectivo bipolar, es aquella afección cerebral en la que la persona presenta estados de ánimo extremadamente cambiantes y severos, este tipo de personas llevan todo tipo de ánimo que presenten a su estado máximo.

Acerca del trastorno afectivo bipolar:

Este tipo de trastorno bipolar, puede afectar a su vez tanto el estado de ánimo de la persona, como la conducta de esta, sometiendo a la persona a comportarse y reaccionar de manera extrema ante cualquier situación, dependiendo del episodio por el cual este transcurriendo en ese momento.

Esta condición afecta extremadamente el estado emocional de la persona, llegando hasta el punto máximo, bien sea de euforia, felicidad, energía y depresión, todo esto acompañado de pensamientos suicidas constantemente.

Cabe destacar, que los episodios o estados anímicos de la persona que padece este tipo de trastorno suelen cambiar bruscamente de un estado a otro. Esta condición afecta normalmente a personas de entre 15 y 25 años de edad.

Síntomas del trastorno afectivo bipolar:

Los síntomas de este trastorno afectivo suelen presentarse excesivamente durante cierto tiempo, el cual se considera como un episodio, que viene acompañado con ciertos patrones conductuales y anímicos.

Los síntomas o signos de una persona que padece de un trastorno afectivo bipolar, son los siguientes:

Manía o hipomanía, que es una manía más leve.

En este síntoma la persona presenta una serie de episodios maníacos, en los cuales puede sentirse con un ánimo elevado hasta los cielos, puede estar irritante, manifiesta grandiosidad y una autoestima alta, le es más fácil distraerse y es difícil el conciliar las horas de sueño y estas no suelen durar mucho tiempo.

En este síntoma los episodios de manía pueden durar un período largo de tiempo, como por ejemplo, algunos meses, esto presenta en la persona agotamiento físico, presenta un gasto excesivo general, y no mantiene relaciones estables.

Depresión excesiva o leve:

La persona que padece de un trastorno de afección bipolar presenta una depresión bastante excesiva, seguida de una serie de comportamientos que afectan sus relaciones sociales y personales, tanto como así mismo.

La persona presenta:

  • Se siente infeliz e inservible, ve su vida y la vida de los demás de manera negativa, siempre.
  • Pierde el interés en lo que le gusta, en lo que le rodea y en las demás personas de su entorno, de igual manera, pierde el interés en sí mismo.
  • Se siente incapaz de tomar alguna decisión en cuanto a su vida persona o cualquier otra cosa.
  • Sufre de insomnio, y aún más para conciliar el sueño y mantener horas de sueño, se siente siempre cansado.
  • Siempre se encuentra triste y llorando todo el tiempo. A su vez, se aísla de sus amigos, familiares y de todas las personas que muestren aprecio por ellos.
  • Tienen constantes pensamientos suicidas y ganas de morir.

Síntomas mixtos:

Algunas personas que padecen de trastorno afectivo bipolar suelen presentar síntomas mixtos, es decir, presentan episodios maníacos y depresivos al mismo tiempo, por ejemplo: pueden sentirse con mucha energía, pero tristes a su vez.

Psicosis:

Al igual que los síntomas de la manía o depresión, puede presentar delirio o alucinaciones, (Creencias falsas o ver, oír, sentir, oler cosas u objetos que no existen).

Causas del trastorno afectivo bipolar:

En el caso de este tipo de trastorno se desentienden las razones especificas por las cuales una persona podría padecer de este tipo de trastorno, sin embargo, este podría presentarse a raíz de cambios en el sistema nervioso o las sustancias químicas en el cerebro, a su vez, se dice que se presentan distintos mecanismos.

Por consiguiente, algunos de estos factores podrían influir en el padecimiento del trastorno afectivo bipolar:

  • Si la persona tiene algún familiar que posea este tipo de trastorno afectivo, esto puede ser un factor que aumenta el riesgo de padecerlo.
  • Situaciones o acontecimientos recientes que hayan causado en la persona una gran marca emocional estresante, como un divorcio, una enfermedad física, o la ruptura de una relación.
  • Desequilibrio químico de las sustancias cerebrales o bien sea diferencias estructurales en él.
Entradas recientes