¿Cuáles son los malos hábitos alimenticios?

Comer es una delicia, pero algunos alimentos (principalmente los más golosos) te pueden hacer ganar kilos y tener un aspecto, digamos, más vieja. La nutrición determina una buena química interna del cuerpo, que a su vez determina la calidad de los órganos, células y sistemas de funcionamiento corporal.

Por todo esto, tus hábitos alimenticios son fundamentales en la manera en como envejeces (de la mejor manera posible o con una serie de problemas de salud).

A continuación, conoce algunos de los principales malos hábitos alimenticios:

¿Cuáles son los malos hábitos alimenticios?

1. “Fast food”

La grasa trans, que es la grasa vegetal que pasa por un proceso de hidrogenación natural o industrial, son uno de los peores enemigos de nuestra salud. Este proceso sirve para dejar las grasas más sólidas y los alimentos más sabrosos.

No obstante, no es sintetizada por el organismo, por esta razón, ni siquiera debería ser consumida por humanos. Por ello, evita consumir alimentos fritos o comida rápida.

Además, debemos tener en cuenta que este tipo de grasa es sólo uno de los muchos problemas asociados a los alimentos, por lo que debemos llevar a cabo una alimentación equlibrada.

2. Evitar las golosinas

Nuestro organismo tiene una capacidad limitada de romper azúcares, además de un acceso limitado a las formas concentradas.

Lee también:  Desayuno saludable para embarazadas

Con las cargas gigantescas que consumimos hoy en día, aplicamos demasiada presión sobre nuestros sistemas. El exceso de azúcar en la sangre puede provocar la modificación de proteínas por la glucosa,; lo que provoca un envejecimiento celular; en primer lugar,  disminuyendo los mecanismos de reparación del cuerpo.

Aunque los efectos de la glicosilación se producen principalmente en la parte interna, el envejecimiento de la piel es un signo externo. Cuando hay una gran cantidad de azúcar en la sangre, la piel pierde sus mecanismos de reparación naturales.

Por ello, debemos elegir los alimentos elaborados con azúcares naturales, como la miel, jarabe de arroz o néctar de agave. Los alimentos endulzados naturalmente tienden a ser menos refinados y tienen más granos integrales, lo que representa un beneficio en la reducción de la carga de azúcar.

3. Carbohidratos refinados

Los carbohidratos refinados son azúcares disfrazados. Después de una comida llena de carbohidratos, los niveles de azúcar en la sangre aumentan; liberando insulina en la corriente sanguínea.

Así, como resultado de la liberación de insulina en exceso, es probable que, en un breve lapso de tiempo, vuelvas a tener hambre.

El término técnico para este efecto es la resistencia a la insulina, siendo un precursor de enfermedades relacionadas con la edad, como la diabetes tipo 2, el síndrome metabólico y la enfermedad cardíaca.

Lee también:  Lo que usted debe saber sobre la migraña

4. Esperar a tener hambre para comer algo

La grelina  es la hormona responsable de la sensación de hambre. Cuando el estómago nos indica que tenemos hambre y comemos, tardaremos alrededor de 30 minutos para que los niveles de grelina vuelvan a la normalidad; lo que, sin duda, nos hará comer aún más.

Para ello, podemos comer sanamente en los intervalos entre una comida y otra. Así, al adoptar estos hábitos, estaremos estimulando nuestro bienestar.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas