Luz solar: ¿Es la medicina para el futuro?

¿Puede usted imaginarse cómo se sentiría si todos los días estuvieran nublados, sin luz del sol? ¿O, se imagina usted vivir siempre en la oficina o en la casa sin percibir la luz del sol?…

¿No es de hecho, la manera en que, desde nuestra infancia, vivimos en la actualidad y que consideramos normal? ¿Estaremos sentenciados a vivir la mayor parte de nuestras vidas bajo una luz fluorescente?

Luz solar: ¿Es la medicina para el futuro?

Los egipcios fueron lo pioneros en utilizar “el color” para la curación y los griegos fueron los primeros que documentaron la utilización de la “terapia solar”. Heliópolis, la ciudad griega del sol, fue famosa por sus templos de curación en donde la luz del sol era “separada” en los componentes del espectro (colores), para poder usar cada componente en un problema médico específico.

La luz del sol se compone de una variedad de energías que son transmitidas a la tierra en forma de ondas electromagnéticas. Un pequeña porción de estas ondas llega a la superficie de la tierra y sólo el uno por ciento del total del espectro electromagnético puede percibirse con el ojo humano.

La porción visible del espectro electromagnético que contiene todos los colores del arco iris, desde el color violeta (con la menor longitud de onda) hasta el rojo (con la mayor longitud de onda) es fundamental para el funcionamiento óptimo del organismo humano y su evolución.

Lee también:  30 formas de detener el calentamiento global

Nuestras vidas dependen de la luz del sol

En los seres humanos la luz tiene influencia en diferentes funciones fisiológicas. Estos datos han sido comprobados en países como Finlandia y Noruega, que tienen largos inviernos con meses “sin luz”.

En estos países se ha encontrado una relación directa entre la disminuida exposición al sol y la elevada incidencia de irritabilidad, depresión, fatiga, insomnio y suicidio.

A través de la estimulación de la luz en los ojos, la glándula pineal (localizada en el centro del cerebro) libera la hormona melatonina. La melatonina es liberada al torrente sanguíneo por la noche, cuando no existe la estimulación de la luz y tiene los menores valores en la sangre durante el día. La hormona melatonina está relacionada a cientos de diferentes funciones en el organismo.

Muchas enzimas y hormonas tienen color y son sensibles a la luz, de hecho, cuando son estimuladas con diferentes colores, pueden sufrir cambios moleculares que alteran sus colores originales.

Actualmente se han documentado más de cien funciones diferentes del organismo que tienen relación con la luz y la obscuridad.

En resumen, la luz entra a los ojos no sólo para estimular la visión, sino para estimular nuestro reloj biológico en el hipotálamo. El hipotálamo controla el sistema nervioso y el sistema endocrino (hormonas) que en conjunto controlan la mayoría de las funciones reguladoras del organismo.

Lee también:  Sindrome de kempe

Respondemos de manera diferente a los colores. Por lo general, el rojo es estimulante, puede elevar la presión arterial y los movimientos respiratorios, el azul aumenta la sensación de relajación y calma la ansiedad.

Hoy en día, el uso de colores como terapia es aceptada por la profesión médica. Un ejemplo es el uso, desde 1950, de la luz azul (450 manómetros) en los hospitales para tratar la hiperbilirrubinemia o ictericia del recién nacido (niños con la piel amarilla). La luz ayuda al cuerpo a eliminar el exceso de bilirrubina. Si esta condición no es tratada, puede causar daño cerebral y hasta la muerte.

En la actualidad, hay compañías que fabrican luz fluorescente con todo el espectro de luz, para ser colocadas en escuelas y lugares de trabajo. Esta medida ha sido adoptada por cientos de empresas alrededor del mundo, que reconocen el efecto del espectro de luz en la fisiología humana.

La pregunta que viene a continuación es: ¿Qué efecto ha tenido en los humanos el vivir constantemente bajo la luz fluorescente o la luz blanca?


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas