Los desempleados y la salud mental

Ser despedido del trabajo es uno de lo eventos más traumáticos en la vida de una persona.

Algunos psicólogos han dicho que el trauma que causa el despido involuntario puede provocar el mismo nivel de estrés que un divorcio o la muerte de un ser querido.

Desempleo y Salud mental

Es un golpe a la estabilidad emocional que está trastornando la salud hasta de aquellos con nervios de acero como los inmigrantes acostumbrados a sufrir todo tipo de penurias.

Dar a conocer el dolor de esa gente es importante pues se trata de un segmento grande de la población que esta cayendo en depresión, ansiedad, insomnio, adicciones y violencia física o verbal.

Es un problema de salud pública que está siendo ignorado por las autoridades, aún cuando según especialistas, hay cosas que se pueden hacer para ayudar a esa gente sin tener que gastar mucho dinero. No hacerlo puede tener una cuota fatal.

Es más el desempleo ya ha cobrado la vida de algunos. Autoridades del condado de San Diego informaron que el números de suicidio en este condado ha aumentado 17 por ciento en los últimos cinco años y atribuyeron esto al desempleo.

Advirtieron que cualquier síntoma de depresión se debería de tomar muy en serio y buscar ayuda profesional. Algo que no es accesible para los desempleados y menos para los indocumentados.

Piedad Garcia, directora de servicios de salud mental para adultos en el condado de San Diego dijo que para los indocumentados no hay programas de ayuda. Y menos ahora que los servicios de salud han sufrido serios recortes.

Dijo que la política del condado es ofrecer ayuda solo en caso de urgencia. Es decir cuando el paciente debe ser remitido a un hospital psiquiátrico, “ímaginate llegar a cualquier hospital es un trauma peor a un psiquiátrico.”

Dijo que quienes buscan servicios del condado y no tienen Medical se les envía a las clínicas comunitarias.

Pero ahi tampoco hay servicios para esa gente. “No hay opción a menos que estén en crisis” , dijo Irma Cota, directora ejecutiva de North County Health Services, un conjunto de clínicas comunitarias en el Norte del Condado.

Dijo que la salud mental no califica como cuidado básico de la salud, y esto significa que no hay subsidio por lo que el paciente debe pagar 75 dólares por una hora de consulta. “La gente no puede pagar”, dijo Cota. Y agregó que el 80 por ciento de los latinos adultos que llegan a esas clínicas no cuentan con un seguro médico. Pero el costo no es el único obstáculo. Tampoco hay profesionistas latinos que puedan entender a esa gente.

Lee también:  Sindrome de proteus

Los inmigrantes no saben reconocer cuándo están sufriendo depresión u otro problema de salud mental, dijeron especialistas. Por ejemplo, en el único grupo de Neuróticos Anónimos que hay en español en el condado de San Diego no habia ido, hasta principios de junio, ningún desempleado.

“No nos han llegado ese tipo de neurosis”, dijo María Morales, 49 años, la coordinadora del grupo y agregó “escucho a la gente bien desesperada pero no buscan ayuda.”

Lo que pasa es que muchos tienen sus propias estrategias protectoras y de escape como dios y la oración y algunos acuden a programas de grupo de apoyo que han sido crados por iglesias. Otros están cayendo en alcoholismo y también hay quienes han buscado barrer su mala suerte con una limpia.

En el Sur del condado condado varias iglesias cristianas son las que están ayudando a la gente que sufre.

“Somos la Cruz Verde, aquí aterrizan todos los que traen unos broncones”, dijo Miriam Niño, una psicóloga mexicana con especialidad en Terapia Familiar, es la autora de un programa de apoyo emocional denominado Dejame Ayudarte que se ofrece en iglesias cristianas.

En un martes recientes, en la Iglesia Rancho Hills, en el Sur de San Diego, se realizó un taller en español, sobre la ansiedad y el perdón, donde había más de 200 mujeres. Ahí se preguntó quiénes estaban enfrentado problemas familiares debido al desempleo y recorte de salarios. Por lo menos el cuarenta por ciento levntaron la mano. Otras diez mujeres levantaron la mano cuando se preguntó si había tensiones en la pareja y signos de violencia doméstica.

Irma Covarrubias, 50 años, oriunda de Tijuana, dijo llorando, que tenía varios problemas como insomnio y angustía debido al desempleo. “Me estoy apegando mucho a Dios para que arregle las cosas”, dijo Covarrubias, residente de National City.

Lee también:  ¿Cuáles son los carbohidratos complejos?

“La verdad que todas estas cosas si ayudan”, dijo Sergio Aguilar-Gaxiola, 55 años, un médico mexicano, profesor de medicina interna en la Universidad de California en Davis y director del Center for Reducing Health Disparities, localizado en Sacramento.

Aguilar-Gaxiola es el autor de un estudio reciente, se difundió en marzo de este año, sobre la salud mental de campesinos. Se realizó en diez condados entre ellos San Diego y participaron más de cien campesinos y líderes. El estudio encontró que menos de uno en 10 campesinos que necesitaban ayuda de salud mental la estaban recibiendo.

Dijo que la mayor parte de la gente que sufre problemas mentales y no busca ayuda profesional tiende hacer cosas por sí mismos como rezar y hablar con lo amigos. Aguilar-Gaxiola dijo que hablar del problema ayuda a sanar.

Dijo que el éxito de los tratamientos hablados no se debe a un método específico sino a que el paciente tenga una persona que escuche, que entienda la problemática y que no juzgue. “En esa categoría están los amigos que saben escuchar, hasta los que cortan el pelo y los que trabajan en los bares.”

Pero advirtió que hay casos más serios que requieren ayuda profesional.
Aguilar –Gaxiola dijo que un doctor latino en San Francisco desarrolló un manual para combatir la depresión que es muy útil. Consiste en aprender a pensar positivo y crear una especie de termómetro del estado de ánimo.

Lo malo es que muchos que necesitan creer en un futuro mejor recurren a otros metodos. “Muchos me han llamado para que les haga una limpia. “ dijo Maribel, una bruja en Oceanside que se anuncia en un periódico en español “directamente de Catemaco”.

Maribel, no dio su apellido, dijo que muchos de los que querian una limpia no pudieron pagar. No dijo cuánto. En cambio le compraron imágenes para implorar ayuda a dos santos: Martín Caballero que ayuda a buscar trabajo y Judas Tadeo el santo de las causas imposibles como encontrar trabajo durante la recesión.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas