Lo que usted debe saber sobre la Bronquitis

Según su definición médica la bronquitis es una inflamación de la mucosa de los bronquios con o sin acumulación de secreciones. Esta afección dificulta el paso del aire a los pulmones (ya que los bronquios son las principales vías aéreas hacia los pulmones).

Lo que usted debe saber sobre la Bronquitis

Tipos de Bronquitis

Bronquitis aguda

Tiene un curso breve (duran poco tiempo) y es más o menos grave. Normalmente debida a enfermedades víricas (gripe A entre otras), situaciones de frío y/o a la inhalación de sustancias irritantes.

Puede acabar con una infección bacteriana secundaria que empeore la sintomatología. Se caracteriza por fiebre, dolor en el pecho (sobretodo al toser), disnea (dificultad para respirar), tos y sibilancias (sonidos parecidos a silbidos producidos al pasar el aire por los bronquios estrechados o con moco).

Los síntomas generalmente desaparecen en un período de 7 a 10 días (pudiendo permanecer una tos seca residual durante semanas).

Bronquitis crónica

Tienen un curso largo en el tiempo con más o menos tendencia a las recaídas; normalmente debido a bronquitis agudas repetidas o enfermedades generales crónicas.

Se caracteriza sobretodo por accesos de tos, con más o menos moco, y por cambios secundarios en la anatomía de los pulmones que provocarán otros problemas secundarios.

La probabilidad de recuperación total en las personas con bronquitis crónica avanzada es baja. Por lo que, para mejorar el pronóstico, es muy importante realizar un diagnóstico-tratamiento temprano y adecuado.

Lee también:  ¿Qué es la anemia y cuáles son sus síntomas?

Síntomas de bronquitis

Los principales síntomas de cualquier tipo de bronquitis son:

  • Tos que produce moco (si ya hay infección bacteriana el moco será de color verde amarillento). Después de que la bronquitis aguda se haya curado, puede aparecer una tos seca y molesta durante varias semanas/meses.
  • Fatiga.
  • Fiebre (normalmente baja, es decir, febrícula).
  • Dolor/molestia en el pecho.
  • Disnea (dificultad para respirar) agravada por el esfuerzo.
  • Sibilancias (sonidos parecidos a silbidos producidos al pasar el aire por los bronquios estrechados o con moco).
  • Las bronquitis crónicas pueden provocar además una coloración azulada de los labios (debido a bajos niveles de oxígeno en la sangre), infecciones respiratorias frecuentes (tendencia a padecer resfriados, gripes..) e incluso inflamación de los pies, tobillos y piernas.

Cómo se diagnostica la bronquitis

Las bronquitis se pueden diagnosticar de las siguientes maneras:

  • Auscultación (el médico escuchará los ruidos que produce el aire al pasar por los bronquios).
  • Radiografías de torax (pecho).
  • Espirometría (prueba que mide los diferentes volúmenes de aire que nuestra respiración es capaz de mover). Es una prueba que más que para establecer un primer diagnóstico sirve para ver la evolución/gravedad de los problemas respiratorios.
  • Pulsioximetría y gasometría (pruebas que sirven para medir la cantidad de oxígeno en la sangre). Es una prueba que más que para establecer un primer diagnóstico sirve para ver la evolución/gravedad de los problemas respiratorios.
  • Análisis del esputo (mocos producidos). Este análisis permite, frecuentemente, identificar al agente causal de la bronquitis.
Lee también:  Diabetes y enfermedad cardiovascular

Tratamiento de la bronquitis

Las bronquitis suelen tener como tratamiento:

  • Fármacos tales como antibióticos (si existe ya infección bacteriana), antiinflamatorios/analgésicos (para bajar la fiebre y/o minimizar la inflamación y el dolor), bronquiodilatadores (via oral o inhalatoria), y/o mucolíticos (fármacos para fluidificar las mucosidades).
  • Evitar el humo del tabaco.
  • Beber abundantes líquidos (ayudan a fluidificar las mucosidades, y por consiguiente, que sean expulsadas más fácilmente).
  • Descansar (para minimizar las necesidades de oxígeno y facilitar la recuperación).
  • Humidificadores ambientales (ayudando a fluidificar las mucosidades). Si estás interesado en saber cuales son los mejores humidificadores ambientales no te pierdas este artículo.

NOTA: Una bronquitis mal tratada puede acabar complicándose en una neumonía (inflamación de los alveolos respiratorios). Siendo la neumonía una enfermedad más grave (ya que se afectará la membrana responsable de que se produzca el intercambio de Oxígeno y CO2 entre la sangre y el aire respirado).

Cómo prevenir la bronquitis

Las medidas preventivas que minimizan la aparición y gravedad de las bronquitis serían:

  • Lavarse las manos frecuentemente (sobretodo antes de sonarse, comer o tocarse la zona de la boca y de la nariz).
  • No fumar.
  • Evitar situaciones de frío intenso.
  • Evitar, en la medida de lo posible, la exposición al aire contaminado/cargado.
  • Vacunarse frente a las infecciones víricas y bacterianas que su médico le recomiende.

Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas