La decisión de la anestesia epidural durante el parto

A lo largo del embarazo, el fantasma de la anestesia epidural siempre está presente.

Las madres piensan una y otra vez si se atreven a vivir el parto de la manera más natural posible o si permiten que se les ayude un poco  con la aplicación de algo que les apoye al momento de manejar el dolor propio de este momento.

La decisión de la anestesia epidural durante el parto

La decisión de la anestesia epidural hace posible que la mujer se mantenga consiente durante el parto pero que, al mismo tiempo, pierda la sensibilidad en la parte inferior del cuerpo.

De esta manera, se consigue un parto sin dolor obviamente con ventajas y desventajas. Basta con una punción entre dos vertebras lumbares para que el líquido anestésico entre en el cuerpo.

Lo más adecuado es aplicarla cuando la mujer completa los cuatro centímetros de dilatación aunque, a veces y según las circunstancias propias de cada caso, se puede aplicar con ocho centímetros, todo dependerá de la mujer y de la valoración del anestesista.

Si tu decisión es la epidural, debes saber que entre sus ventajas destaca la disminución del estrés por el que pasa el corazón durante el proceso de alumbramiento.

También podrás asegurarte de que tu bebé cuenta con un mejor suministro de oxigeno y tus facultades mentales no se verán afectadas en ningún momento.

Lee también:  Qué es la diabetes infantil

Ahora bien, si nos vamos para la parte negativa, podemos establecer como desventaja el hecho de que tendrán que avisarte para que empujes y que posteriormente pueden presentarse dolores de cabeza, escalofríos o molestias en la zona de la punción, lo que puede solucionarse con reposo y una buena hidratación.

Algunas contraindicaciones de esta decisión es mejor discutirlas con tu médico de cabecera, puesto que no todas las mujeres son aptas para la anestesia epidural y es una decisión que hay que valorar muy detenidamente.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas