La importancia del control ginecológico en la salud

Una de las recomendaciones médicas más frecuentes para las mujeres es el realizar una visita al ginecólogo al menos una vez al año, esto con el objetivo de prevenir enfermedades que normalmente suelen llevar a la muerte a muchas mujeres. En realidad en la práctica son pocas las que siguen este consejo, por ello ahora queremos hablar un poco más sobre este tema.

En general, la vida de las mujeres transcurre por diversas etapas biológicas en las cuales experimentan muchos cambios, estas etapas normalmente son conocidas como adolescencia, madurez sexual y climaterio; en cada una de ellas se presentan diversos problemas que se deben tratar.

Suele ser común que las mujeres realicen una visita al ginecólogo solamente cuando están embarazadas o cuando sienten alguna molestia; sin embargo la prevención de enfermedades debe ser un compromiso que cada mujer debe asumir en su vida.

La importancia del control ginecológico en la salud

Por ello conoceremos la importancia del control ginecológico en la salud femenina.

Desde qué edad debe realizarse el control ginecólogico

Esta es una pregunta que muchas mujeres suelen hacerse a menudo.

Pues bien, el control ginecológico debe ser de manera anual a partir de su primera relación sexual.

En caso de no tenerla en edad temprana se recomienda empezar el control a la edad de 25 años.

Por qué realizar el control ginecológico anual

Básicamente este control sirve como un indicador que permite detectar tempranamente enfermedades como el cáncer de cuello de útero, cáncer de ovarios, cáncer de mama y cáncer de vulva, entre otras patologías asociadas, las cuales al ser descubiertas de manera temprana pueden tenerse más oportunidades de vencerlas.

Generalmente en esta evaluación también suele incluirse una parte en la cual se detectan los denominados factores de riesgo que sirven al ginecólogo para recolectar datos importantes como por ejemplo:

  • Antecedentes familiares de tumores (cáncer de mama, colon, ovario),
  • Tabaquismo,
  • Uso de métodos anticonceptivos,
  • Antecedentes de HPV (virus del papiloma humano, hoy prácticamente epidémico)
  • Sobrepeso,
  • Diabetes,
  • Hipertensión arterial,
  • Trastornos del metabolismo
  • Entre otros

Los factores mencionados anteriormente están relacionados con otras especialidades con las cuales se puede completar la asistencia de las pacientes.

Una vez hemos conocido los beneficios, es muy recomendable realizar periódicamente este control para asegurarnos de que todo marcha bien, debido a que existen diversas alteraciones que no dan síntomas o cuando esos síntomas aparecen, significa que la enfermedad está más avanzada, con lo cual su gravedad es mayor y complica el tratamiento.

Exámenes que deben realizarse

Según las indicaciones médicas ginecológicas, los exámenes que toda mujer debería hacerse una vez al año para cuidar su salud, son los siguientes:

Papanicolaou

Generalmente se le conoce con el nombre de citología vaginal. Esta prueba es realizada con el objetivo de diagnosticar el cáncer cérvicouterino.

Consiste en un examen citológico en el que se toman muestras de células epiteliales, en la zona de transición del cuello uterino, en busca de atipias celulares que orienten a la presencia de una posible neoplasia de cuello uterino.

Ecografía transvaginal

Se refiere a una técnica de alta resolución en la cual es posible evaluar el útero, en especial el endometrio y los ovarios.

Mamografía

Es una radiografía por medio de la cual se puede analizar el estado de salud de las mamas, en esta prueba pueden detectarse tumores mucho tiempo antes de que tengan un tamaño suficiente para que el paciente o médico puedan percibirlos.

La mamografía anual es recomendada desde los 40 años, en caso de haber una historia familiar donde otras mujeres de la familia han padecido cáncer de mama se puede empezar más temprano.

Cómo se realiza la revisión ginecológica

Esta revisión se compone de dos partes, una de ellas consiste es la inspección visual por parte del ginecólogo de la vulva, vagina y cuello del útero o matriz con la ayuda de un aparato llamado espéculo vaginal; luego sigue la práctica de una citología cervical.

La citología consiste en la toma de dos muestras de células del cuello del útero, también llamado cervix. Estas muestras son tomadas por medio de una pequeña espátula por fuera del cuello y un cepillito por dentro del cuello se extienden en un cristal, posteriormente se envía a un laboratorio para analizarlo. En caso de recibir un resultado negativo esto significa que es normal, ya que no hay células malignas.

En algunos casos también puede realizarse una ecografía por medio de una sonda abdominal o vaginal, a través de los ultrasonidos se crean imágenes en una pantalla de los órganos internos del cuerpo y de esta manera se pueden evaluar posibles anomalías. Haz clic aquí para conocer más de esta técnica.

Una ecografía permite conocer el estado del aparato genital interno, es decir del resto del útero y los ovarios, diagnosticar alteraciones del útero, como son los miomas o pólipos y también de los ovarios, como los quistes o tumores.

Por último, como parte de la revisión, se realiza además una exploración mamaria para detectar posibles bultos o nódulos.

¿La revisión es dolorosa?

Cabe destacar que en algún momento la revisión puede resultar molesta y quizás un poco desagradable para algunas pacientes, pero nunca provocar dolor.

El ginecólogo siempre hará todo lo que está en su mano por minimizar esas molestias y generar un ambiente de comodidad y relajación; a mayor relajación, menores molestias.

Previniendo el cáncer

La importancia del control ginecológico en la salud

La importancia de llevar un control ginecológico radica principalmente en que por medio de su práctica habitual podemos prevenir el cáncer de cuello de útero.

Este tipo de cáncer se desarrolla lentamente hasta ser un cáncer invasivo, por ello las citologías realizadas regularmente permiten descubrirlo con anticipación para tratarlo, mientras más pronto se descubra, más luego se podrá comenzar con el tratamiento correspondiente y habrá más posibilidades de superarlo con éxito.

¿Existe una edad límite para el control ginecológico?

Muchas mujeres se preguntan si existe una edad en la cual deban de dejar de realizar este control.

En realidad no hay una fecha de vencimiento por lo que se recomienda hacerlo siempre, ya que la biología celular es activa en la patología oncológica y sin duda el cáncer no respeta edades.

Sin embargo podría mencionarse que a una edad avanzada el control ginecológico podría ser cada dos años, siempre y cuando se consulte al especialista para obtener un diagnóstico adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

contador de visitas