La importancia de lavarse las manos

Como sabemos, todos somos dueños de microorganismos en nuestro cuerpo, especialmente en la piel y el tubo digestivo, que nos ayudan a mantener la salud a través de las funciones metabólicas importantes.

Estos gérmenes forman parte de la llamada flora residente. Por otro lado, también podemos adquirir microorganismos capaces de causar enfermedades. Estos agentes se transmiten fácilmente a través del contacto con la gente, especialmente a través de las manos, y pueden provocar infecciones, gripe, diarrea, etc.

La importancia de lavarse las manos

Lavarse las manos es importante porque nos ayuda a mantenernos saludables.

Los gérmenes también están presentes en los más diversos objetos y superficies, y como no son visibles a simple vista, muchas veces no tomamos las medidas adecuadas de prevención.

Por ejemplo, muchas de las enfermedades transmitidas por los alimentos están asociadas a la falta de higiene o limpieza incorrecta de las manos.

Otro ejemplo la transmisión de patógenos se presenta de cuando tocamos objetos como puertas, el botón del ascensor, la barra de los transportes públicos o damos apretones de manos.

El simple hábito de lavarse las manos puede reducir hasta en un 40% las probabilidades de contaminación por bacterias y virus, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esto, porque las manos son las principales vías de transmisión de enfermedades como la gripe, conjuntivitis, infecciones y otras virosis.

Lee también:  Qué consecuencias tiene la agorafobia

Incluso, siendo del conocimiento de la población, esta acción es ignorada por muchos. Por eso, los órganos de salud siempre lanzan campañas con el objetivo de reforzar la importancia del hábito.

Una de las consecuencias de la mala higiene de las manos es el contagio por bacterias multirresistentes. Actualmente, cerca de medio millón de personas en el mundo sufren de infecciones por bacterias resistentes a los antibióticos.

La forma correcta de lavarse las manos

La OMS recomienda que la higienización de las manos se haga con agua y jabón varias veces al día, especialmente antes de comer y después de usar el baño. El tiempo de duración del procedimiento debe ser de 40 y 60 segundos; y debemos tallar todas la partes de las manos, desde las palmas de las manos, hasta la región entre los dedos.

A continuación, te presentamos algunas de las principales orientaciones respecto a la manera en que debemos lavarnos las manos:

  1. Mojar las manos con agua y aplicar el jabón.
  2. Aplica la espuma en las manos, y roza la una en la otra.
  3. Frota la palma de una mano en la parte trasera de la otra, entrelazando los dedos, y viceversa.
  4. Entrelaza las manos y frota bien los espacios entre los dedos.
  5. Enjuaga bien las manos con agua.
  6.  Seca las manos con toalla de papel y utilízala para cerrar el grifo.
Lee también:  ¿Cuál es la causa de la gripe?

Cuando no hay grifo y jabón cerca, el uso del alcohol en gel también funciona en la prevención. La aplicación debe realizarse en la palma y en el dorso de la mano y las puntas de los dedos, de la misma forma en que debemos lavarnos las manos.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas