Funciones de la vitamina K

La Vitamina K es una componente muy importante en nuestro organismo, ya que su principal función actúa directamente con la coagulación de la sangre.

Esta vitamina puede presentarse de 3 formas diferentes, la Vitamina K1 (que se puede encontrar en los vegetales), la Vitamina K2 (presente en el tracto intestinal de los seres humanos y animales, sintetizadas por bacterias) y la Vitamina K3 (que puede ser convertido en K2 en el tracto intestinal).

Su presencia en el organismo humano protege de desangrarse hasta un estado de coma a partir de cortes o laceraciones, como también en las hemorragias que pueden producirse sin darnos cuenta.

Funciones de la vitamina K

Además de los beneficios más lógicos, la coagulación de la sangre, también existen otras funciones de la vitamina K.

Por ejemplo: Aumento de la fertilidad, aumento de la inmunidad, el aumento de la cicatrización, aumenta el deseo sexual, la lucha contra la presencia en abundancia de los radicales libres y ayuda en el tratamiento de la anomalía en el desarrollo mamario (muy importante para el sexo femenino).

Los grupos que tienen más necesidad de la ingesta y absorción de esta vitamina son los recién nacidos, las personas que hacen una cura «tradicional» de la infección y por todos aquellos que han sido sometidos a una operación gastrointestinal.

Estos grupos, y no sólo, sufriendo de una deficiencia de Vitamina K, tienen síntomas que llevan al diagnóstico de las enfermedades relacionadas, y esos son síntomas de que ahora vamos a referir para que usted pueda tener en cuenta siempre que uno de ellos se evidencie.

Los niños, los recién nacidos, que tienen deficiencia de Vitamina K en el organismo, pueden tener problemas de crecimiento y desarrollo natural del cuerpo.

Principalmente en los niños recién nacidos, cuando vomitan sangre, o sangran de los intestinos o incluso del cordón umbilical; ya que pueden ser síntomas de la falta de Vitamina K en el organismo, sin olvidar que la Vitamina K es importante para la coagulación de la sangre, es fácilmente perceptible la importancia que esta tiene en su organismo, principalmente en las edades más tiernas.

En los adultos, la deficiencia de Vitamina K en el organismo, puede mostrar a través de las hemorragias de la nariz, en la orina, en el estómago o incluso de una inmensa demora de cicatrizaciones que normalmente serían extremadamente rápidas.

Alimentos ricos en Vitamina K

La vitamina K está presente en varios alimentos que forman parte de nuestra alimentación, sin embargo, al contrario de lo que sucede con otras vitaminas importantes, esta no se pierde con la cocción de los alimentos. Hay varias formas de complementar la ingesta de esta vitamina a través de suplementos vitamínicos dedicados, pero con la ingestión de los alimentos adecuados, en las dosis correctas, no es necesario recurrir a fármacos.

Los alimentos más ricos en Vitamina K son: alfalfa, espárragos, brócoli, col de bruselas, lechugas, espinacas, etc.

Usualmente, todos los alimentos de hojas verdes funcionan como una excelente fuente de Vitamina K.

En conclusión, la Vitamina K es esencial para que el cuerpo luche contra algunos cortes o heridas que puedan surgir en la vida cotifiana. Ya que sin la coagulación de la sangre, y otras funciones de la Vitamina K, la cicatrización puede llevar semanas o meses, dejando así que las bacterias, virus o incluso el polvo puedan entrar en tu.

Por ello, lleva a cabo una alimentación rica en Vitamina K; no obstante, si los síntomas empeoran a lo largo del tiempo, es necesario recurrir a un médico para hacer un tratamiento lo más aconsejado a tu situación.

Entradas recientes