Fumadores pasivos, ¿cómo les afecta el cigarrillo?

Los fumadores pasivos son aquellas persona que no consumen directamente cigarrillos, pero que se encuentran cerca de personas que si lo hacen; por lo tanto inhalan el humo del cigarrillo y sus sustancias tóxicas y eso los hace también parte de este problema.

De los tres millones de personas que mueren cada año en el mundo a causa de enfermedades relacionadas con el tabaco, 37 mil son fumadores pasivos.

Fumadores pasivos, ¿cómo les afecta el cigarrillo?

A través del humo del cigarrillo y del exhalado por un fumador, las personas con las que se interactúa reciben involuntariamente los químicos que contiene el tabaco, a la vez que están expuestos a sufrir los mismos efectos dañinos que él.

Éstos son los fumadores pasivos: Pues si bien no practican el vicio, para su organismo es como si lo hicieran.

Según el estudio realizado por el Centro del Cáncer, de la Universidad de Minnesotta en Estados Unidos, entre las víctimas pasivas más afectadas por el cigarrillo se encuentran los fetos de madres fumadoras.

A través de ellas, los bebés reciben las sustancias dañinas del tabaco, las metabolizan y defecan al líquido amniótico, donde se recicla y posteriormente vuelven a ser ingeridas. En consecuencia, los agentes cancerígenos encontrados en el humo pueden afectarlo.

Durante la investigación, que fue presentada ante la Sociedad Química Americana, se analizaron las muestras de orina de 48 recién nacidos, de los cuales 31 eran hijos de mujeres fumadoras que continuaron el vicio durante la gestación.

Lee también:  Sindrome de Burnout

Los resultados indicaron que 22 de esos 31 bebés habían metabolizado la nicotina, mientras que no se encontró rastro de la sustancia en los pequeños de las madres no fumadoras. No sólo los hijos de las fumadoras activas se ven afectados; los bebés de las fumadoras pasivas también pueden presentar problemas.

Los resultados del estudio indicaron que la simple exposición de la madre al humo es suficiente para inducir alteraciones genéticas en el niño durante la etapa de gestación.

Alto riesgo

En el primer trimestre de gestación, el humo del cigarrillo tiene efectos nocivos en el desarrollo del feto, se incrementa la posibilidad de aborto espontáneo y aumenta la incidencia de labio leporino, paladar hendido y microcefalia en el niño.

En etapas más tardías de la gestación, fumar produce un aumento significativo de placenta previa, eleva las tasas de mortalidad materna e incide en el peso del feto.

En Estados Unidos, un millón 250 mil partos se dan prematuramente a causa del tabaquismo.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas