Dosis recomendada de vitamina K

La vitamina K fue descubierta en 1929, por Henrik, como la vitamina de la coagulación, que es disuelta y absorbida por el organismo, junto con la grasa de los alimentos.

La vitamina K también tiene propiedades importantes que ayudan a la fijación del calcio en nuestros huesos y dientes. Después de su aislamiento en 1939, pasó a ser ampliamente estudiada en cuanto a su composición química. Estos estudios descubrieron, a su vez, las contraindicaciones y los grupos de riesgo de su suplementación.

Posteriormente, se descubrió cuáles son las dosis recomendada de vitamina K, de acuerdo con el sexo y la edad de cada individuo.

Diferentes tipos de la vitamina K (naturales y sintéticas)

Vitamina K1 o filoquinona: se encuentra en la naturaleza, al ser consumida, actúa directamente en el hígado y ayuda en el mantenimiento de la coagulación de la sangre.

Vitamina K2 o menaquinona: producida por las bacterias que alinean su tracto gastrointestinal, después de la ingestión, van directo a las paredes de los vasos sanguíneos, huesos y tejidos.

Vitamina K3 o menadiona: es la forma sintética de la vitamina K.

Funciones beneficiosas de la vitamina K en el organismo

Al consumir una dosis recomendada de vitamina K obtenemos los siguientes beneficios:

Evitar hemorragias en los adultos, niños y bebés prematuros;

Favorecer la cicatrización;

Reducir hematomas;

Ayudar en el tratamiento de la arteriosclerosis, reduciendo la acumulación de calcio y dando mayor elasticidad de las venas y arterias;

Aumentar la densidad ósea en conjunto con la ingesta de calcio.

Ayudar en la prevención de la osteoporosis;

Optimizar los niveles de insulina;

Complementar el tratamiento de enfermedades cardíacas, diabetes, enfermedad de Alzheimer y varios tipos de cáncer;

Inhibir enfermedades infecciosas como la neumonía;

Poseer propiedades antioxidantes;

Disminuir los dolores del cólico menstrual.

Actuar en la reducción de los síntomas del síndrome premenstrual.

Síntomas causados por la falta de vitamina K en el organismo:

Sangrado en la piel;

Sangrado por la nariz,

Hemorragias de pequeñas heridas en la piel;

Sangrado de heridas localizadas en el estómago;

Debilitamiento de los huesos;

Calcificación arterial;

Varices;

Caries;

Anemia;

Caída de cabello;

Sistema inmunológico debilitado;

Aparición de hematomas;

Piel áspera y sin brillo;

Acumulación de grasa en la sangre

Cómo suplementar la vitamina K

La vitamina K es absorbida por el intestino y llevada a todo el cuerpo por las vías linfáticas y su almacenamiento se produce en el hígado. Pero, como esta reserva es rápidamente consumida por el organismo o eliminada por la orina y las heces en tres días, es importante la suplementación constante.

Cómo debe ser la ingesta y la suplementación de la vitamina K

La vitamina K debe ser consumida por medio de una alimentación saludable; sin embargo, en casos de mayor gravedad, la cantidad adicional de alimentos o de medicamentos debe ser obligatoriamente indicada por un médico o nutricionista.

Dosis diaria recomendada de vitamina K

La dosis diaria recomendada de vitamina K es de:

– 70µg (hombres)

– 55µg (mujeres)

En general es fácil obtener esa cantidad por la alimentación.

Entradas recientes