Consecuencias del trastorno bipolar

A continuación se presentan algunas de las consecuencias que puede traer el trastorno bipolar en la persona que padece esta patología.

El suicidio

La más grave consecuencia del trastorno bipolar es el suicidio. Básicamente, este es ocasionado generalmente cuando el paciente atraviesa una fase depresiva profunda. La persona afectada ha perdido la capacidad de disfrutar y tiene el sentimiento que su vida esta vacía y no vale la pena. De hecho, generalmente se sienten fracasados e inútiles. Además, piensa con sinceridad que su muerte será un alivio para ella y para los que la rodean.

Hacerle comprender a la persona afectada por trastorno bipolar que su pensamiento acerca de la muerte es producido por una enfermedad y que con tratamiento se recuperara es muy difícil. Las estadísticas demuestran que un 15% de los pacientes bipolares se suicidan y que el número de intentos que no logran su objetivo es mucho más elevado.

Abuso de drogas

El uso de drogas estimulantes como la cocaína o las anfetaminas. Sin duda alguna agravan la condición del paciente que padece de trastorno bipolar ya que, aunque proporcionan alivio al momento. Posteriormente resultan dañinas a mediano y largo plazo a los síntomas depresivos.

El alcohol es otra forma de escapar de la angustia que constantemente acompaña a la depresión. De hecho, cuando el paciente bipolar cae en abuso o dependencia de drogas, incluye a la enfermedad que ya padece una más, haciendo que el pronóstico sea mucho más difícil.

Problemas familiares

Generalmente el desconocimiento de la enfermedad que padece el conyugue, lo lleva a pensar que este actúa de manera voluntaria y libre, o que en realidad no conocía bien a su pareja. Esto lleva a separaciones, conflictos y parejas rotas.

En otras ocasiones la pareja que aun conociendo la enfermedad de su conyugue, se separa de este porque el peso de la misma se hace excesivo.

Cuando el paciente es muy joven y vive con sus padres, estos se comportan de manera excesivamente sobreprotectora por temor a su incapacidad de adaptarse, lo cual coarta su autonomía personal y baja su autoestima.

Problemas laborales

Si no se trata a tiempo, el trastorno bipolar puede ocasionarle al paciente la pérdida de su empleo, la degradación o la ruina empresarial.

Los episodios maniacos, llevan al paciente a contraer riesgos excesivos y gastar más de lo debido, la depresión provoca una disminución de la productividad laboral.

Entradas recientes