Características del trastorno bipolar

El trastorno bipolar está caracterizado por la presencia de uno o más episodios con niveles de estado de ánimo elevados, que incluyen: Aumento de energía, consciencia y estado de ánimo.

Estos episodios se caracterizan por ser maniacos y depresivos. Por lo que el paciente suele fluctuar entre la alegría y la tristeza de manera mucho más intensa que otras personas que no padecen esta enfermedad.

Debido a estas características, los pacientes tienen más posibilidades de mortalidad ya sea por accidentes o por causas naturales como enfermedades cardiovasculares.

Trastorno bipolar

Es un trastorno considerado como un alto caso de personas que enferman de este trastorno y también con una alta mortalidad. Sin embargo, una atención integral que aborde todos los aspectos que la conforman: biológicos, psicológicos y sociales. Sin duda alguna puede disminuir la frecuencia de las crisis.

El trastorno bipolar se caracteriza por cambios de ánimo que pueden ser en forma de ciclos que comienzan generalmente con una manía y terminan con una depresión profunda.

Algunas veces el estado de ánimo puede cambiar varias veces en un periodo de tiempo muy corto. Especialmente se lo denomina de ciclado rápido. Igualmente, puede que se presente el estado mixto, que se caracteriza porque los pensamientos depresivos aparecen en un estado de manía y viceversa.

Características de los episodios emocionales del trastorno bipolar

El episodio maníaco se caracteriza: Principalmente por una modificación del estado de ánimo del paciente, que lo siente eufórico, expansivo e inadecuado para la situación. También una aceleración e intensificación de los pensamientos y de las emociones. De tal manera que el paciente percibe todo más fuerte, más vivo, más intenso, incluyendo el dolor moral o la tristeza.

Como esta descrito, se trata de un suceso, por lo cual no es permanente. Tiene un inicio brusco, y después, cada uno de los síntomas se irá realzando con gran rapidez en poca duración. Puede durar algunas semanas e incluso meses y su finalización también es de forma abrupta.

Los episodios depresivos, se caracterizan porque el paciente pierde la capacidad de interesarse y disfrutar de las cosas, baja vitalidad que reduce el nivel de actividad y un cansancio exagerado, incluso después de un esfuerzo mínimo.

Otras características que podemos nombrar en los episodios depresivos, son el desgaste de la capacidad emocional frente a acontecimientos y circunstancias placenteras, despertarse por la mañana muy temprano, mal humor en las mañanas, pérdida del apetito, peso y libido, lentitud o agitación.

Entradas recientes