Cáncer de laringe

Cuando la zona de la garganta se ve afectada por un cáncer lo más común es que se trate de una enfermedad sobre la laringe o las cuerdas vocales.

El cáncer de laringe tiene una mayor prevalencia entre los hombres (quienes tienden a sufrirlo en una relación 10/1 con respecto a las mujeres) y afecta sobre todo a las personas mayores de 50 años de edad.

Cáncer de laringe

Causas

El estilo de vida es uno de los factores determinantes en el desarrollo de este tipo de cáncer.

Las personas que tienen el mayor riesgo de desarrollar alguna forma de cáncer de garganta son aquellas que están habituadas consumir alcohol en grandes cantidades o quienes fuman demasiado.

Los síntomas del cáncer de laringe

Ante los primeros síntomas a nivel respiratorio o de molestias en la garganta se recomienda hacer una consulta con el médico.

Los síntomas del cáncer de laringe pueden incluir la producción de sonidos respiratorios anormales, problemas para tragar alimentos o bebidas, tos fuerte, expectoraciones sanguinolentas, dolores de cuello y de garganta, hinchazones en el cuello y pérdida de peso marcada.

Para evaluar mejor los síntomas descritos lo más recomendable es controlarlos por un período de tiempo no menor a una o dos semanas (de esta forma se puede saber que se trata de síntomas establecidos en el organismo, lo que elevan las probabilidades de que se trate de una forma de cáncer de laringe).

Lee también:  Salud en la adolescencia

En la consulta médica lo primero que hará el especialista será comprobar el aspecto y el estado físico de distintas zonas del cuello, en busca de algún tipo de protuberancia externa en el cuello que pueda considerar anormal.

Los diagnósticos preliminares del cáncer de laringe pueden incluir varias pruebas, entre las que se cuentan la radiografía de tórax, biopsia del tejido en el que se sospecha puede haber tumor, tomografía computada, etc.

Los tratamientos

La forma de tratamiento más efectiva para el cáncer de laringe sigue siendo la extirpación completa del cáncer. De esta manera se puede prevenir a tiempo la diseminación del tejido canceroso por otras partes del organismo.

Si la formación tumoral es de tamaño muy pequeño puede ser suficiente con utilizar radioterapia u otras terapias menos invasivas para reducirlo aún más o eliminarlo (no necesitándose de una intervención quirúrgica).

En los casos en los que el tamaño del cáncer de laringe es un poco más grande (situación en la que se pueden ver comprometidos los ganglios linfáticos), lo más recomendable es aplicar una combinación de radioterapia y de quimioterapia.

A veces el estado del tumor puede ser muy avanzado, por lo que se requiere la extirpación de parte o la totalidad de las cuerdas vocales (los pacientes, de todas maneras, pueden aprender otras formas de hablar utilizando otras partes de su sistema fonador).

Lee también:  ¿Para qué sirve la vitamina E en la cara?

Todos los pacientes que pasaron por un tratamiento de cáncer de laringe también necesitan seguir una terapia de deglución que les ayude a minimizar riesgos en el post-operatorio. Vale destacar que el índice de curación en cáncer de laringe es mayor al 90%. La necesidad de una sonda alimentaria, por lo demás, solo aparece en un 5% de los casos.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas