Artritis: Factores de riesgo y tratamiento

Gestos simples como doblar las rodillas, los codos y los dedos dependen de diversas estructuras que proporcionan movimiento al esqueleto, llamadas articulaciones. Como son muy requeridas durante toda la vida, es común que, con el tiempo, aparezcan dolores, rigidez y dificultad para moverse.

Esta popular expresión es denominada por los expertos como enfermedad reumática.

Artritis: Factores de riesgo y tratamiento

Y pese a lo que podríamos creer; existen más de 120 tipos diferentes, pudiendo involucrar a los músculos, los tendones, los huesos y las articulaciones. Los nombres que implican estas enfermedades son innumerables: Tendinitis, bursitis, fibromialgia, artrosis y artritis, entre otros.

Entre estas, la enfermedad más común es la osteoartritis; que se refiere al desgaste del cartílago articular, que ataca principalmente las rodillas y las caderas. Su causa puede ser traumática o degenerativa. Este último caso es originado, sobre todo, por el envejecimiento.

El síntoma más frecuente de las enfermedades reumáticas son los dolores en las articulaciones; este dolor es conocido por los médicos como artralgia.

En caso de inflamación (artritis), el paciente puede quejarse también de hinchazón, calor, enrojecimiento y de la rigidez de las articulaciones, ocasionando incapacidad funcional. En ambos casos, el paciente sufre de dolor constante; así como de imposibilidad  de un movimiento natural de las estructuras óseas que conforman la articulación.

Lee también:  Sindrome de Filipo

Factores de riesgo

Algunos factores son considerados de riesgo para la aparición de la artritis:

Historial familiar: algunas familias tienen tendencia genética.

Edad: el riesgo de artritis aumenta con la edad del individuo.

Género: las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar artritis que hombres.

Lesiones: personas que han tenido lesiones en las articulaciones anteriormente también tienen más probabilidades de desarrollar artritis en el futuro.

Obesidad: el exceso de grasa en el cuerpo aumenta la presión sobre las articulaciones, principalmente en las rodillas y en la cadera.

Tratamiento de la artritis

El principal objetivo del tratamiento de la artritis es disminuir el dolor del paciente y evitar daños mayores en el futuro, mejorando las funciones de las articulaciones.

El tratamiento dependerá de la causa de la artritis. En general, se hace por medicamentos, como analgésicos, drogas antirreumáticas y corticoides; por fisioterapia, en el que se prescriben ejercicios que ayudan a recuperar la función de las articulaciones; y, finalmente, por la cirugía como último recurso, para reconstruir las articulaciones afectadas o sustituirla por otra.

Con este tratamiento, un cambio en el estilo de vida debe suceder también para que el tratamiento tenga éxito.

La terapia física y la pérdida de peso (cuando sea necesario) también forman parte del tratamiento. Como mantenimiento, los especialistas orientan ejercicios específicos para cada caso y el uso de medicamentos que protegen el cartílago articular (condroprotectores).

Lee también:  Los 10 alimentos que proporcionan más energía

Cuando estos tratamientos no surten efecto, existe la posibilidad de llevar a cabo un tratamiento quirúrgico. Las cirugías más realizadas son las prótesis, que consisten en la sustitución de una articulación artificial en el sitio donde se encuentra la articulación enferma.

En el caso de los ejercicios físicos exhaustivos (realizados a través de toda la vida), la sobrecarga de la actividad es una de las principales causas del desgaste de las articulaciones; ya que la artrosis puede surgir en el transcurso del “sobreentrenamiento” (exceso de entrenamiento), en traumas que se producen durante la vida deportiva y/o formación inadecuada.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas