¿Qué son los antioxidantes y dónde se encuentran?

Un antioxidante es una sustancia que inhibe la oxidación de otras moléculas en nuestro cuerpo, protegiendo a las células del efecto de los radicales libres.

Las reacciones de oxidación que producen radicales libres facilitan las reacciones en cadena. Cuando estas reacciones en cadena se producen en las células del cuerpo humano, destruyen o dañan, algunas veces, llegando a causar cáncer y problemas cardíacos.

Los antioxidantes nos ayudan a eliminar estos radicales libres de nuestro cuerpo y, por lo tanto, resultan esenciales para la salud.

Existe una gran variedad de alimentos que contienen antioxidantes en cantidades diversas. Los alimentos ricos en antioxidantes son informalmente llamados super-alimentos.

¿Qué son los antioxidantes y dónde se encuentran?

A continuación te presentamos algunos de los alimentos que contienen mayor cantidad de antioxidantes; y que es importante incluirlos en nuestra dieta diaria.

Vino tinto

El vino tinto es otro elemento de los alimentos ricos en antioxidantes. El vino tinto contiene flavonoides, fenoles, resveratrol y taninas, que tienen propiedades antioxidantes y anticoagulantes, además de que propician el aumento del colesterol HDL; también conocido como colesterol bueno.

El resveratrol es especialmente saludable para el corazón, al aumentar el nivel de colesterol bueno y controlar los daños a las arterias. También ayuda a prevenir la inflamación.

Sin embargo, el vino debe ser consumido con moderación, de lo contrario los efectos perjudiciales del alcohol pueden superar los beneficios.

Chocolate amargo

Esto seguro que es una buena noticia para todos los amantes de los chocolates; disfruta de tu chocolate amargo favorito y mantente saludable al mismo tiempo. ¿Qué puede ser mejor? Diversas investigaciones han demostrado que el chocolate amargo tiene más antioxidantes y flavonoides que las frutas.

Estos flavonoides incluyen procianidinas, epicatequinas y catequinas, que son conocidos por reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, cáncer de pulmón, cáncer de próstata, asma y diabetes tipo 2.

Además, reduce de forma significativa la oxidación de LDL y previene el proceso de envejecimiento.

Sin embargo, estas propiedades no se encuentran en el chocolate blanco y con leche. La leche, en realidad, es conocida por disminuir la eficacia de las propiedades antioxidantes.

Lee también:  Sindrome Guillain Barré

Frutas

Sin duda, las frutas son los mejores alimentos ricos en antioxidantes a causa de sus beneficios para la salud.

La manzana, por ejemplo, es muy eficaz para ralentizar el proceso de envejecimiento y para mantener las células sanas debido a la gran cantidad de antioxidantes que se encuentran en ella.

Por su parte, las uvas de piel oscura son ricas en flavonoides y polifenoles, haciendo de ellas excelentes alimentos ricos en antioxidantes. Estudios realizados en la Universidad de Florida han demostrado que el consumo de extracto de granada aumenta el nivel de antioxidantes en la sangre en al menos un 35%.

En el caso de la granada, beber el jugo es considerado como una opción más saludable que comer la fruta en sí.

Soja

La soja y sus productos son muy beneficiosos no sólo por la proteína y la fibra que contienen, sino también por sus propiedades antioxidantes. Contienen isoflavonas en gran cantidad, que ayudan a neutralizar los radicales libres en nuestro cuerpo, que de lo contrario pueden causar inflamación y problemas en el corazón.

Los investigadores mostraron que los asiáticos, que consumen grandes cantidades de soja en varias formas, tienen menos probabilidades de tener ataques al corazón y problemas cardiovasculares similares, en comparación con los occidentales.

Básicamente, funcionan al aumentar el nivel de HDL (colesterol bueno) y disminuir el nivel de LDL (colesterol malo). Una dieta regular con soja disminuye de forma significativa las probabilidades de sufrir de problemas del corazón.

Frijol

El frijol es otro alimento súper saludable, con muchos beneficios. Los flavonoides encontrados en el frijol son ideales para prevenir las enfermedades cardíacas y el crecimiento de las células cancerosas.

El frijol es una fuente rica en fibra, también, y debe ser consumido con regularidad.

Té verde

El té es, tal vez, la bebida más consumida en el mundo, sólo por detrás del agua. Además del sabor y el estímulo que ofrece, el té suele ofrecer muchos beneficios. Tanto el té verde como el negro, son alimentos ricos en antioxidantes, aunque el té verde contiene más antioxidantes por no ser fermentado.

Lee también:  Ácido fólico: Vitamina esencial para la vida

El té verde es conocido por combatir y prevenir muchas formas de cáncer, arteriosclerosis, diabetes, problemas intestinales y enfermedades hepáticas.

Las propiedades del té verde se deben principalmente a los polifenoles encontrados en él, y el hecho de que China y el Japón, los países que más beben té verde en el mundo, no estén expuestos a muchos tipos de cáncer y sufran de menos problemas cardíacos, comprueba este hecho.

Tomate

El tomate contiene muchos antioxidantes. Contiene vitamina A, vitamina E y licopeno.

Las personas que consumen tomates ricos en licopeno regularmente tienen un 30% menos de probabilidad de desarrollar problemas de corazón y también tienen menos probabilidad de cáncer de próstata.

Cabe señalar que el licopeno se puede absorber mejor cuando el tomate es cocinado; así, salsa de tomate y sopas son mejores para la salud que los tomates crudos.

Frutas rojas

Además de ser deliciosas, las frutas rojas son alimentos ricos en antioxidantes. Los principales antioxidantes que se encuentran en las frutas rojas son la vitamina C, quercetina y la antocianina, esenciales para la salud.

De hecho, algunos estudios han demostrado que sólo una taza de frutas rojas ofrece todos los antioxidantes que necesitamos en un día.

Arándano, arándano, zarzamora, fresa, frambuesa, todas contienen grandes cantidades. Sin embargo, el arándano salvaje, no cultivado, contiene la mayor cantidad de antioxidantes esenciales y debe ser más consumido. Este tipo de frutas, además, son ricas en fibras y cuentan con pocas calorías; pudiendo servir como aperitivo perfecto entre comidas. Agrega algunas frutas rojas a tu desayuno y obtén todos sus beneficios.

Además de los mencionados anteriormente, hay muchos otros alimentos ricos en antioxidantes, como la zanahoria, la calabaza, el pimiento verde, la col rizada, mango, apio, nectarina, melocotón, el brócoli, la espinaca y la papaya, son algunos ejemplos.

Trata de incluirlos regularmente en tu dieta para mejorar tu inmunidad y combatir las infecciones.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas