Agorafobia, el miedo a los espacios abiertos

La agorafobia es un tema muy controvertido, ya que algunos lo asocian sólo al miedo a espacios abiertos y otros a una serie diversa de miedos incontrolables.

Las personas que sufren de éste miedo, tratan en lo posible de evitar espacios abiertos donde se puedan reunir muchas personas, esto los convierte en individuos aislados, con muchas limitaciones y, por lo tanto, reduce su calidad de vida.

Agorafobia, el miedo a los espacios abiertos

La principal característica de la agorafobia es la ansiedad. De hecho, con frecuencia se dan crisis de angustia por alguna situación que se presente y que le cause al individuo una preocupación persistente.

El individuo que sufre este comportamiento evita los grupos grandes de personas o los sitios que se encuentren solos o aislados. También les dan ansiedad los lugares donde no les resulte fácil salir, por si se llegase a presentar algún inconveniente. Son, por tanto, miedos irracionales e incontrolables.

Éste trastorno, en muchas ocasiones, incapacita a la persona para llevar una vida social estable, pues disminuyen sus salidas y sus actividades fuera del hogar, con todo lo que esto conlleva.

Por lo tanto, éste problema necesita ayuda especializada y mucho apoyo y comprensión de sus seres queridos para poder salir de dicho comportamiento y volver a vivir una vida normal, en la que poder desarrollarse correctamente.

Lee también:  Cómo cuidar la biodiversidad

Estas crisis de ansiedad conllevan el tener períodos de angustias intensas, que se caracterizan por algunos síntomas de la agorafobia que describe muy bien la siguiente página web:

  • Miedo a sentirse fuera de control.
  • Náuseas o dolores abdominales.
  • Mareos.
  • Asfixia o sensación de ahogo.
  • Temblores y sudoración.
  • Y muchos otros síntomas que varían de unos pacientes a otros.

Todo esto lleva a la persona que sufre este trastorno, a depender de otras personas para poder salir de sus hogares y no sentirse solos.

Es recomendable, que se realice una evaluación médica, con el objeto de ayudar al individuo que sufre de agorafobia a combatir y superar estos miedos, de forma que pueda desempeñarse con normalidad en la vida cotidiana.

También es muy importante llevar un estilo de vida sano y realizar algunos ejercicios corporales supervisados por algunos de sus familiares. Igualmente es fundamental reposar y seguir un régimen alimenticio adecuado a sus necesidades.

Gracias a todo esto, es posible llegar a superar la agorafobia, pero se requiere de una gran fuerza de voluntad y de mucha ayuda y comprensión de quienes os rodean.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas