Cómo organizar el pago de tus cuentas

Lograr llegar a fin de mes con cierta solvencia e incluso poder tener una capacidad de ahorro más o menos grande no tiene que ver únicamente con el tamaño del sueldo, los bajos precios que consigamos y las promociones que utilicemos.

Hay algo muy importante en la economía de un hogar y es, ni más ni menos, que la organización.

Organizar el dinero doméstico no es una ciencia extremadamente compleja, pero precisa de algo de tiempo y una cabeza despejada. A continuación vamos a pensar algunas instancias que pueden ayudar a organizar el dinero. Supongamos que recibimos nuestro sueldo mensual a principio de mes ¿Por dónde empezamos?

Cómo organizar el pago de tus cuentas

Empezar por lo principal

Bueno, tenemos nuestro sueldo y comenzamos. Primero pensamos cuales son las cuentas que debemos pagar, servicios de la casa, celular, cuotas de actividades extras y demás gastos fijos. Una buena manera de comenzar es hacer una lista.

Una buena idea es hacerla en Excel o algún otro programa de planillas de cálculos. De esta manera tendremos mes a mes cada gasto e incluso podremos darnos cuenta comparativamente, por ejemplo, si hay algún servicio en el que nos estamos excediendo.

Pues bien, nos abocamos a abonar estos gastos obligatorios y fijos que se repiten mes a mes. Recordemos que no es conveniente dejar que se venzan las cuentas ya que muchas tienen recargos por mora y no es de lo más conveniente.

Lee también:  ¿Ahorro el dinero en el banco o lo guardo en casa?

Pago por débito

Agregar las facturas a una cuenta de débito o crédito tiene sus beneficios. Al comienzo del mes tendremos en nuestra caja bancaria las diversas cuentas que deben ser abonadas. Esto tiene el beneficio de funcionar, a la vez, como recordatorio.

Ingresando a la opción de Home Banking o dirigiéndonos a cualquier cajero no tenemos más que ingresar nuestra clave para ver los pagos pendientes.

Otro beneficio de este método de pago es que evitamos el trasladar o manejar dinero real en nuestras manos. Sabemos que en el transporte, abonado y acarreo de dinero pueden ocurrir robos o pérdidas poco convenientes, además de incordio que puede suponer tener que dirigirse a un lugar para pagar. La opción de Home Banking nos permite hacerlo desde casa.

Ahora bien, hay que prestar mucha atención con una cosa. Si la intensión es organizar es necesario no dejar de lado el conteo personal del que hablábamos antes, ya que si nos limitamos a presionar el botón de pago nos estaremos olvidando de llevar una recuento del dinero gastado y de los gastos realizados en sí.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas