Ahorrar en regalos de cumpleaños regalando un pastel

Cuando se acerca el cumpleaños de un amigo o familiar buscar el regalo perfecto puede ser estresante. Aunque se conozca perfectamente los gustos de esa persona, decidir que comprar es muy difícil ya que se tiene que tener la certeza de que le agrade lo que elegimos.

Popularmente se dice que a la hora de comprarle un regalo de cumpleaños se debe optar por aquellos objetos que no se compraría el cumpleañero. Si se desea ahorrar dinero podemos realizar nosotros mismos los presentes que regalaremos.

Ahorrar en regalos de cumpleaños regalando un pastel

Ahorra horneando deseos de amor

La comida casera tiene un gran efecto. Cuando se cocina algo en el hogar eso significa que se ha invertido tiempo y esfuerzo para que luzca y esté deliciosamente tentador.

Sorprender al agasajado con una bandeja colmada de cupcakes o un enorme pastel además de ser una dulce alegría para el estómago resulta igual de reconfortante para el alma ya que como dijimos antes es mucho mayor el trabajo que lleva cocinar que elegir cualquier regalo de una tienda.

En los pasteles se pueden realizar diseños divertidos, llenos de color y formas. Los cupcakes son pasteles individuales que se pueden decorar con crema de diferentes colores y confites de las más diversas formas y texturas. Los pasteles convencionales también pueden ser decorados de esta manera pero se lucen mucho más cuando son sencillos.

Lee también:  Cómo organizar el pago de tus cuentas

El costo de este original regalo es mínimo comparado a la alegría y la sorpresa que sentirá el homenajeado y puede emplearse en cualquier ocasión como el día de los enamorados, aniversario, festividades especiales o simplemente para hacerle llegar nuestro afecto a alguien.

Ahorra en presentes: Estómago llena corazón contento

Esta es una frase que utilizan los amantes de la comida para justificar su sobrealimentación, pero cabe decir que no es desacertada. Cuando una persona está feliz, satisfecha y comiendo deliciosos bocadillos la vida se ve de otra manera.

Si tienes que pedir perdón y no encuentras una manera de romper el hielo, toma un poco de dinero y compra todo lo necesario para crear tus propios pasteles. Los dulces le agradan a todo el mundo y cuando se entablan conversaciones con un gran plato lleno de ellos de por medio todo es más sencillo.

Piensa en lo feliz que se pondrá la gente al saber que piensas en ellos y te tomas el tiempo de cocinar. Si no eres una persona muy amiga de la repostería vale la pena intentar ya que será aún más valorado.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas