Cómo ahorrar con las “marcas blancas”

A la hora de hacer la compra, muchas veces gastamos más de lo que deberíamos sin siquiera darnos cuenta.

Aunque llevemos nuestra lista de la compra muy bien detallada y sepamos qué es exactamente lo que necesitamos, es común escoger entre las marcas más populares (o aquellas que ya sabemos que nos agradan) sin apenas notar otros productos y sus precios.

Si lo que buscamos es ahorrar, aquí podemos encontrar un primer paso.

Cómo ahorrar con las “marcas blancas”

¿Qué son las marcas blancas?

Se conoce popularmente como marcas blancas a aquellas que se promocionan como propias de los supermercados, tiendas y otras grandes cadenas de distribución.

Bajo estas marcas podemos encontrar una amplia gama de productos de distintos fabricantes que se venden a un precio bajo en comparación con el de otras empresas especializadas.

La misma calidad al menor precio

La diferencia de precios entre estos productos y los de grandes compañías suele ser muy notoria, principalmente porque los distribuidores no deben pagar por campañas de publicidad. La calidad suele ser muy aceptable y en algunos casos superior al de sus competidores.

Las marcas blancas tienen la particularidad de cubrir un gran número de productos: alimenticios, de higiene personal, de limpieza e incluso artículos electrónicos. Son en los alimentos en donde encontraremos la mejor relación precio-calidad, aunque podemos beneficiarnos con grandes hallazgos en cualquier rubro.

Lee también:  Cinco errores que debes evitar en tus finanzas personales

Cómo ahorrar con las marcas blancas

Si quieres ahorrar, lo más importante es saber qué necesitas comprar y no excederte. Pero además, es bueno que miremos marcas y precios antes de elegir qué llevar. Seguramente, encontraremos lo mismo pero mucho más barato si nos importa que sean productos de marcas desconocidas.

Se calcula que en promedio en una compra podemos ahorrar más de un 40% si decidimos elegir las marcas genéricas en lugar de las renombradas. Cada tienda brinda sus marcas propias, con diferencias en calidad y precio, así que busca la que más te guste.

Las publicidades intentan convencernos a cada hora de la superioridad de las marcas líderes con respecto a otras de menor precio, lo cual no siempre es cierto. Cuando se elige un producto de reconocida marca internacional, se está pagando mucho más que por un simple artículo.

Por eso, no te dejes convencer por los anuncios. La relación precio-calidad sólo se puede comprobar probando las distintas opciones.

Tampoco es necesario cambiar todos los productos por otros de menor precio pero debemos hacer un balance entre lo que realmente vale la pena comprar y aquello que no modificaría nuestra vida al cambiar por un producto más económico.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas