Vitaminas para embarazadas

Las vitaminas son importantes no sólo para la madre, sino también para garantizar que las necesidades nutricionales del bebé sean cubiertas adecuadamente. Por este motivo es necesario establecer una dieta bien equilibrada que incluya todos los nutrientes necesarios. Esto ayudará a que el bebé se forme sano y fuerte.

Sin embargo, es difícil obtener todos los nutrientes necesarios a través de la dieta, por lo que durante la gestación se recomienda el consumo de vitaminas prenatales que puedan llevar al feto los nutrientes que necesita.

A continuación, te presentamos algunas de las mejores vitaminas para embarazadas:

Vitamina B9 o ácido fólico, indispensable en el embarazo

La vitamina B9, más conocida como ácido fólico, es prácticamente la vitamina más importante de todas. Se recomienda consumir alrededor de 400 mg de este nutriente, todos los días por lo menos durante las primeras 12 semanas de embarazo, a pesar de que algunas personas tomen durante todo el período de gestación.

Para que tengas una idea, un consumo de ácido fólico correcto y suficiente ayuda en la prevención de problemas de columna, para evitar casos como el de espina bífida. Un bebé con espina bífida podría acabar con parálisis, retraso mental u otras patologías graves.

Podemos encontrar la vitamina B9 en:

  • Suplementos vitamínicos prenatales.
  • Verduras de hojas verdes, como la espinaca o el brócoli.
  • Frutas cítricas.
  • Los frutos secos.

Vitamina D y calcio: básicos para la formación ósea

La vitamina D y el calcio trabajan en conjunto, ya que el bebé dentro del útero materno debe formar sus huesos y es por eso que necesita de calcio materno para ello, además de la vitamina D para su posterior absorción. Las mujeres embarazadas deben aumentar la ingesta de este mineral, de lo contrario, tendrán la pérdida ósea. Algunos alimentos ricos en calcio son:

  • Verduras de hojas verdes como la acelga, la espinaca o el brócoli.
  • Pan.
  • Lácteos y derivados.
  • La leche de soja.

Como ya hemos dicho, la vitamina D ayuda a absorber el calcio y también a regular los niveles de fosfato en el cuerpo de la embarazada. También ayuda en la formación de los dientes y encías del bebé. Podemos obtener vitamina D a través de:

  • Pescado.
  • Huevos fritos.
  • Leche.
  • Tomando al menos 2 horas de sol por día.

Vitamina C y hierro para un organismo fuerte

De nuevo, es la acción conjunta de una vitamina y mineral que traen infinitos beneficios para la futura mamá y al bebé. El hierro es uno de los minerales que la mamá más necesita para un buen desarrollo del embarazo, ya que un consumo suficiente de hierro:

  • Previene la anemia.
  • Mejora la producción de hemoglobina.
  • Mejora la circulación sanguínea y el flujo de oxígeno, tanto en la madre como en el hijo.
  • Reduce las probabilidades de un parto prematuro.
  • Reduce las posibilidades de que el bebé tenga bajo peso al nacer.

Encontramos el hierro en:

  • Suplementos vitamínicos prenatales.
  • Espinacas y/o guisantes.
  • Cereales fortificados.
  • Carne magra.
  • Frutas.

La vitamina C o ácido ascórbico es la responsable de ayudar a las mujeres embarazadas a absorber todos los nutrientes que ingieren, en este caso, a absorber el hierro necesario de los alimentos.

Además, la vitamina C es un potente antioxidante y un gran aliado para mantener un sistema inmunológico fuerte y dispuesto a luchar contra los virus y las infecciones. Este nutriente también protege a las mujeres embarazadas de los efectos nocivos de las toxinas.