Tipos de tos en niños y adultos

En los adultos, la tos se presenta y se trata medicamente de manera diferente a cómo debe lidiarse en niños.

Aunque, en general la tos es un proceso frecuentemente relacionado con infecciones virales, es necesario entender los tipos de tos en niños y adultos, para su posterior cuidado y tratamiento.

Tipos de tos en niños y adultos

La tos seca

Cuando la tos no viene acompañada por flema, se dice que es tos seca o no productiva. En general, la tos persistente, irritativa y seca, viene acompañada por sonidos parecidos al de un pito, o de tirantez en el pecho, o de sensación de ahogo.

Este tipo de tos suele sonar dura y parecida a un ladrido, presentándose en los afectados  auténticos ataques de tos.

La tos seca se produce, sobretodo, cuando se irritan las vías respiratorias. Aparece, por ejemplo, en los resfriados y en muchas enfermedades pulmonares, pero también como efecto secundario de algunos medicamentos.

Son varios los causantes de la tos seca, entre los cuales se encuentran, la penetración de cuerpos extraños, inflamaciones como la laringitis, o inflamación de la mucosa bronquial que puede irritar las vías respiratorias.

La tos productiva

Si la tos se produce con emisión de sangre y flemas, entonces es tos productiva o húmeda. En estos casos, el esputo es una mezcla de mucosidad, detritus y células expulsadas por los pulmones. Usualmente, es de aspecto transparente,  amarillento, verdoso o con trazos de sangre.

Lee también:  La lactancia materna reduce el riesgo de enfermedades

En bebés y niños, esta tos es densa, lenta y empeora por la noche. La nariz puede aparecer seca, sin embargo, es por el sonido que se percibe la presencia de esputo.

Analizando las causas, la tos húmeda indica secreciones bronquiales en los alveolos, lo que es señal de desarrollo de algún proceso infeccioso.

Ahora bien, si el niño o el adulto presentan otros síntomas como dificultad para respirar, fiebre alta persistente, fatiga o pérdida del apetito, entonces, es parte de un cuadro de gripe o peor,  una bronquiolitis, asma o una neumonía.

La tos persistente

Cuando la tos es muy intensa, puede producir una distensión de los causando dolor torácico, especialmente con la respiración, los movimientos o la tos repetida.

La causa más frecuente de tos persistente, es la combinación de un virus común como rinovirus, adenovirus, virus gripales con hiperreactividad bronquial. Este esquema, llega al asma, y suele desaparecer alrededor después de las 12 semanas.

En ocasiones, la tos puede ser muy molesta y distorsionar el sueño. Sin embargo, si la tos se hace progresiva con los años, como es el caso de las personas fumadoras, ni siquiera se le presta atención.

Tanto en niños como en adultos, la tos crónica es aquella  que perdura más de 3 semanas. Sobre todo en los niños, es necesario tener mucho cuidado sobre cómo se va a tratar la tos, ya que, no debe tratarse con medicamentos calmantes de la tos, si son menores de 6 años.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas