Síndrome premenstrual o mal de la mujer histérica

Aristóteles lo llamaba el mal de la mujer histérica, pero actualmente se le conoce como síndrome premenstrual (SPM).

Este trastorno implica una serie de manifestaciones físicas, psicológicas y conductuales que se apoderan de la mujer entre uno y siete días antes de la menstruación.

Síndrome premenstrual o mal de la mujer histérica

Así aparecen repentinos episodios de ansiedad, irritabilidad, insomnio y menor capacidad de concentración; surge migraña, mastalgia (hinchazón de mamas), distensión abdominal, edema periférico, aumento de peso, rubor, calambres abdominales, náuseas o fatiga.

O bien hay cambios súbitos de comportamiento que se reflejan en el aumento o disminución del deseo sexual, los antojos (principalmente de dulces), incremento del apetito o del consumo de alcohol, y tal vez la disminución de las actividades sociales.

Y aunque los hombres prefieran alejarse de las mujeres en esos días, el síndrome premenstrual no es invento, sino que tiene su origen en ciertos cambios químicos y hormonales que aún no quedan totalmente claros.

La doctora Esther Casanueva, investigadora del Instituto Nacional de Perinatología (INP), en México, explica que la disminución en la concentración del circulante de progesterona y prostaglandinas en los días previos a la menstruación podría ser la responsable de SPM.

Producción de las hormonas

Asimismo, dice, aumenta la producción de las hormonas globulina, tiroxina y angiotensina, responsables de que la mujer sufra dolor en el pecho, distensión abdominal y retenga líquidos hasta por 10 kilogramos.

Lee también:  ¿A qué hora es más saludable hacer ejercicio?

“Hay que cambiar la idea de resignación; el SPM es una condición susceptible de ser tratada y las mujeres que lo presentan deben buscar atención médica que les ayude a dejar de sufrir cada mes”, advierte.

La alimentación ayuda

Además de los aspectos hormonales, también pueden estar involucrados aspectos nutricios y psicosomáticos.

Evite el consumo de azúcar, cafeína y sal, e incrementar la ingesta de vitamina B6, magnesio, calcio y fibra, nutrimentos posibles de obtener a través de una dieta correcta y sin necesidad de consumir suplementos alimenticios de estos nutrimentos, concluye.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas