Sindrome diogenes

La observación de casos reiterados de mayores con comportamientos sumamente huraños que vivían aislados en sus propios hogares y eludían cualquier tipo de contacto con otras personas fue el motivo de la aparición en la década de los 60 de un trabajo científico que detallaba este extraño patrón de conducta en ciertas personas.

En 1975 fue nombrado como Sindrome diogenes, en referencia a Diógenes de Sínope, quien fue un filósofo de la época de Aristóteles reconocido por ponderar un modo de vida austero y renunciar a todo tipo de comodidades.

Sindrome diogenes

El aislamiento social, la reclusión en el propio hogar y desidia de la higiene son las principales ejemplos de este tipo de conducta. Las personas que lo sufren pueden llegar a acumular grandes cantidades de basura u objetos obsoletos en sus domicilios y vivir espontáneamente en condiciones de pobreza extrema. El anciano suele mostrar una negligencia absoluta en su autocuidado e higiene y en la limpieza del hogar.

Suelen reunir enormes cantidades de dinero en su casa o en el banco sin tener conocimiento de lo que realmente poseen. Por el contrario, estos creen que su situación es de pobreza extrema, lo que los incita a ahorrar y guardar artículos sin utilidad alguna.

Es muy habitual que almacenen cantidades enormes de basura y desperdicios sin ninguna utilidad. Y hasta a veces se han visto casos de personas que atesoraban billetes antiguos sin curso legal actual, bombonas de butano o latas de pintura.

Lee también:  ¿Qué es la leucemia y por qué se produce?

Hasta este extremo suelen llegar la gran parte de las personas que sufren del Sindrome diogenes, el tratamiento va dirigido a tratar básicamente las diferentes complicaciones que provienen del mal estado matronal e higiénico.

Luego se instalan medidas preventivas para que el cuadro no vuelva a repetirse, brindar apoyo social a través de la institución geriátrica o de asistencia domiciliaria. Entre otros.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas