Sindrome de Jerusalén

Sindrome de Jerusalen: El Muro Occidental o muro “de los Lamentos” es uno de los sitios turísticos más visitados por turistas de Israel.

A cualquier hora del día o de la noche, van visitantes al Muro, ya sea para orar, a tomar fotos, a ser parte de una manifestación o en una ceremonia de jura de la bandera, al ir a una bar-mitzvá, o sencillamente a tomar algo del ambiente histórico y espiritual del que está inspirado este lugar antiguo.

Sindrome de jerusalen

Muchos individuos se suelen sentir muy atraídos a ese lugar, en busca de una experiencia, por llamarlo de alguna manera, sobrenatural.

Entre estos están los que se creen el mesías, los inadaptados, los turbados, los espiritual o moralmente implicados. Son quienes pueden estar padeciendo del sindrome de Jerusalen y están literalmente invadido por la Ciudad Santa.

Los entusiasma la atmósfera especial o llamativa del Muro pasada la medianoche. Su psique se suele inflamar con la santidad histórica en la que estos enfermos se sienten inmersos.

Aunque otros sitios de Jerusalén también los puede atraer, el Muro es el lugar perfecto para estos individuos, más que nada de los judíos. Los períodos más críticos son las celebraciones religiosas como por ejemplo la Navidad o pascuas de resurrección.

El primero en identificar de forma clínica el sindrome de Jerusalen fue el Dr. Yair Bar-El, ex director del hospital siquiátrico de Kfar Shaúl y que hoy en dia es psiquiatra del distrito en el Ministerio de Salud. El Dr. Bar-El analizo a 470 turistas, señalados temporalmente dementes, que fueron atendidos en Kfar Shaúl entre los 1979 y 1993, y extrajo de su estudio ciertas conclusiones maravillosas. De los 470 visitantes del mundo entero que se encontraron internados ahí, el 66 por ciento eran judíos, 33 por ciento cristianos, y el 1 por ciento no tenía una afiliación religiosa definida.

Lee también:  Menopausia masculina y enfermedades cardíacas

En el hospital Eim Karem existe un departamento de psiquiatría que se especializa en extranjeros que presentan este síndrome, que en términos médicos es un trastorno disociativo histérico: los enfermos crean o provocan otra personalidad que después no serán capaces de recordar.

Se trata de una quiebra en el sentido común ante la sobrecarga espiritual que flota en el dicho ambiente, ante tanta religión, ideología, historia, mitología, juntas en cada piedra de esta ciudad, y sus evidentes consecuencias: guerras, cruzadas, conquistas, masacres, éxodos, martirios, milagros, caridades, tiranía, intolerancia, arte y destrucción.

El Dr. Bar-El señala que el sindrome de Jerusalen es análogo o similar al “síndrome de Florencia” identificado por los psiquiatras italianos, que hace tiempo vieron en una tendencia entre los turistas y visitantes de la ciudad a conducirse de modo raro e irracional.

No obstante, en Florencia, son las obras de arte y la belleza de la dicha ciudad las que generan, al parecer, la aparición del síndrome aquí explicado, más bien que la religión.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas