Sindrome Asperger

El sindrome Asperger a menudo es tomado como una forma de autismo de alto funcionamiento. Esto puede llevar a problemas para interactuar de manera social, repetir comportamientos y torpeza.

Sindrome asperger

Las causas

En el año 1944, Hans Asperger denominó este trastorno como una “psicopatía autista”. La causa puntual se  la desconoce por completo, pero es muy posible que se trate de una anomalía en el cerebro, y que esta sea el origen del sindrome Asperger.

Es posible que intervengan factores genéticos, ya que el trastorno tiende a ser hereditario, pero no se ha identificado un gen específico.

El sindrome Asperger es un trastorno generalizado y extendido del desarrollo (TGD) o un trastorno del espectro autista. La principal disimilitud entre el síndrome de Asperger y el trastorno autista es que los niños que padecen el síndrome no poseen retrasos cognitivos ni del habla.

La afección suele ser más común en los masculinos que en las niñas.

Aunque las personas con sindrome Asperger con habitualidad poseen dificultades sociales o para interactuar, la gran parte tienen una inteligencia por encima del promedio y pueden darse a notar en campos como la programación informática y las ciencias. No suelen presentar retraso en el desarrollo cognitivo, ni en las habilidades para cuidar de sí mismo, ni la curiosidad acerca del entorno.

Lee también:  Sindrome de Wilson

Síntomas

Las personas con sindrome de Asperger se suelen tornar realmente muy concentradas u obsesionadas con un solo objeto o tema, ignorando todos los demás o de su entorno. Quieren saber todo sobre el tema en cuestión y, con frecuencia, hablan poco de otra cosa.

  • Los niños con sindrome Asperger exhiben varios hechos acerca del tema de su interés, pero entenderá que no hay ningún otro punto o conclusión.
  • Con reiteración, no logran reconocer que la otra persona ha logrado perder interés en el tema.
  • Las áreas de interés pueden llegar a ser muy limitadas, como una fuerte y estrecha obsesión con los horarios de los trenes, las guías de teléfonos, una aspiradora o colecciones de objetos.

Las personas con sindrome de Asperger no se suelen aislar del mundo de la misma forma en que lo hacen las personas que sufren el trastorno autista. Con habitualidad se aproximarán a otras personas. No obstante, sus dificultades con el habla y el lenguaje en una atmósfera social a menudo lo llevan al aislamiento.

  • Su lenguaje corporal llega a ser desacostumbrado.
  • Logran hablar en un tono monótono y pueden a veces no reaccionar a los comentarios o emociones de las demás personas.
  • Pueden no comprender los sarcasmos o el humor, o pueden tomar una metáfora rápidamente.
  • No suelen reconocen la necesidad de modificar el volumen de su voz en situaciones distintas.
  • Tienen dificultades con el contacto visual, las expresiones faciales, las posturas del cuerpo o los gestos sin comunicación no verbal.

Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas