¿Qué es la medicina ortomolecular?

La medicina ortomolecular es una rama de la medicina complementaria y alternativa que se enfoca en la nutrición dirigida a prevenir, manejar o revertir las enfermedades.

Comúnmente también es conocida como terapia de ingesta megavitamínica, y es una modalidad de sanación que surgió de los trabajos de Linus Pauling, quien primero identificó la hemoglobina anormal como la causa de la anemia de células falciformes en 1949.

En las próximas décadas, Pauling refinó su teoría para incluir el mecanismo específico por el que se produjo esta enfermedad: La formación de la molécula irregular provocada por deficiencia de la enzima.

Por lo tanto, la anemia de las células falciformes fue la primera en ser etiquetada como una enfermedad molecular. Finalmente, el estudio de ésta y otras enfermedades del mismo origen se conocen como medicina molecular.

¿Qué es la medicina ortomolecular?

Pauling también es responsable de introducir el término medicina ortomolecular, que incorpora la palabra griega ortho que significa literalmente «correcto». Más allá de la nomenclatura, el término pretende transmitir la idea de que la presencia de ciertas moléculas en cantidad suficiente o «correcta» para una persona enferma podría funcionar como una cura.

En otras palabras, el científico especuló que ciertos nutrientes que sirven naturalmente para ayudar a mantener el cuerpo sano podrían también impedir o remediar una enfermedad cuando se introduce en dosis altas.

Lee también:  Infecciones del oído medio

Muchos tipos diferentes de nutrientes son considerados como tratamientos viables en la medicina ortomolecular. Las proteínas, por ejemplo, proporcionan una fuente de aminoácidos de tipo L que son necesarios para el metabolismo de la célula, así como la neurotransmisión en el cerebro.

La citrulina, un aminoácido no esencial derivado también de la proteína, apoya la función inmune y ayuda a la desintoxicación de amoníaco, un subproducto del metabolismo de la proteína.

Por supuesto, varios minerales y vitaminas también juegan un papel importante en la terapia de la suplementación, con cantidades copiosas de agua.

En consonancia con la filosofía de la medicina complementaria y alternativa, los defensores de la terapia nutricional no consideran la medicina ortomolecular como una alternativa a las terapias convencionales por definición.

De hecho, sus partidarios están de acuerdo que la terapia suplemental puede y debe aplicarse de manera complementaria con otras terapias. Muchos también señalan los ejemplos de la aplicación existente en el ámbito de la medicina convencional, tales como el uso de la insulina (glucosa) para tratar la diabetes, una de las enfermedades clasificadas como moleculares en su naturaleza.

Por supuesto, hay muchos críticos de la medicina ortomolecular, la mayoría de los cuales cita la falta de evidencia clínica para apoyar su eficacia. De hecho, algunos investigadores y médicos la consideran como una pseudociencia o incluso charlatanería.

Lee también:  ¿Las manzanas alivian la acidez estomacal?

Esta escuela de pensamiento ha sido particularmente impulsada por la Academia Americana de Pediatría al declarar este tipo de terapia como una moda en la década de 1970, refiriéndose a lo que el órgano de Gobierno considera como dudosas afirmaciones que la terapia nutricional puede prevenir o curar trastornos del aprendizaje en los niños.

El debate continúa. Sin embargo, dado el hecho de que la terapia de ingesta megavitamínica es un popular tratamiento complementario para muchos tipos de cáncer y pacientes con SIDA, es posible que la investigación adicional pueda arrojar nueva luz sobre sus beneficios en un futuro.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas