¿Qué es el trastorno bipolar?

Conocido como trastorno afectivo bipolar es el nombre moderno de la enfermedad que antes era llamada psicosis maniacodepresiva. Es una enfermedad mental grave.

Los pacientes que padecen esta enfermedad. Tienen cambios en sus estados de ánimo, algunas veces se sienten muy felices y “animados” y mucho más activos que de costumbre. Esto se llama manía.

Otras veces los que sufren del trastorno bipolar se sienten muy tristes y depresivos y son mucho menos activos. Esto se llama depresión.

 

Comportamiento bipolar

El trastorno bipolar también puede provocar cambios en la energía y el comportamiento

La enfermedad oscila entre periodos de hiperactividad y de estados de ánimo intensivos y de periodos de disminución de vitalidad, cansancio y depresión. También periodos mixtos donde se alterna la manía con la depresión, lo que define que es el trastorno bipolar.

Sin tratamiento es una enfermedad que en general de los casos puede ser peligrosa y ocasionar invalidez al enfermo.

Se determina por períodos de alteración del estado de ánimo. Estos estados de ánimo intensos a menudo conducen a problemas con el funcionamiento diario, relaciones personales deterioradas e intentos de suicidio.

El primer episodio, necesario para hacer un diagnóstico de trastorno bipolar, está con frecuencia precedido por uno o más episodios depresivos.

El trastorno bipolar y las relaciones interpersonales

El trastorno bipolar no es lo mismo que los altibajos que experimentan todas las personas. Los síntomas bipolares son más intensos. Pueden dañar las relaciones entre personas y hacer que sea más difícil ir a la escuela o conservar un empleo.

También pueden ser peligrosos. Algunas personas que sufren del trastorno bipolar intentan hacerse daño o suicidarse.

Todas las personas sufren de transiciones en su vida activa y estado de ánimo.

En situaciones en la cual tenemos un logro positivo nos alegramos y nos activamos positivamente.

Por el contrario si pensamos o vivimos situaciones negativas sentimos negatividad y disminuye nuestra vitalidad.

Nuestra vida social funciona de esta manera y es así como regulamos nuestro comportamiento.

El nivel de fuerza y el estado emocional son regulados por ciertos procedimientos del cerebro. En las personas que sufren del trastorno bipolar estos métodos han malogrado su balance y no funcionan normalmente.

Más información sobre el trastorno bipolar

[pt_view id=”37dd29cl72″]

 

Entradas recientes