Principales enfermedades de la vista

Los ojos son nuestra ventana al mundo. Son los responsables de cerca del 80% de la información que procesamos todos los días. Además, desempeñan un papel importantísimo en nuestras relaciones interpersonales y en la forma como interpretamos nuestra dinámica en la sociedad.

Estos son órganos formados por tejidos muy sensibles. Su sensibilidad es tan grande que, en cada globo ocular hay 15 veces más terminaciones nerviosas que en las puntas de los dedos.

Por lo que, los ojos pueden ser afectados por una amplia variedad de enfermedades, capaces de dañar la calidad de la visión, traer malestares físicos y, en algunos casos, daños estéticos.

Enfermedades de la vista

Conjuntivitis, una de las enfermedades de la vista más comunes

A continuación, te presentamos las principales enfermedades de la vista.

Miopía

También conocida como “vista corta”, la miopía es la afección ocular donde el individuo percibe los objetos cercanos con nitidez, y el paisaje lejano de forma borrosa.

Es una enfermedad bastante común, que alcanza cerca del 40% de la población occidental y se manifiesta en diferentes grados de intensidad. Su origen es principalmente genético, siendo considerada una enfermedad hereditaria.

Sin embargo, existen evidencias de que el exceso de actividades que obligan al empleo de la visión cercana (uso del ordenador, televisión o teléfono celular por largas horas) contribuyen al desarrollo de la miopía.

Causa fuertes dolores de cabeza y cansancio de la vista, derivadas del esfuerzo visual extra para tratar enfocar los objetos.

Lamentablemente, no hay prevención para la miopía, y su tratamiento consiste en el uso de gafas/lentes de contacto, constante supervisión del médico y cirugía correctiva para los casos graves.

Hipermetropía

Es lo contrario de la miopía: afección ocular donde el individuo percibe los objetos cercanos desenfocados, y el paisaje lejano de forma nítida.

También es bastante común, especialmente entre la población infantil; y es causada por cambios en el formato de la córnea, el cristalino o en situaciones donde el ojo es un poco más pequeño que el común. Alcanza diferentes grados de intensidad, de acuerdo con el tamaño de la modificación.

Es una enfermedad de origen genético, pero también asociada a los casos de estrabismo en la primera infancia. Los síntomas que provoca son similares a los de la miopía: dolor de cabeza, sensación de cansancio y malestar visual.

Lee también:  Beneficios de la sábila o aloe vera

Tampoco tiene métodos preventivos, y su tratamiento consiste en el uso de gafas/lentes de contacto, el seguimiento médico; así como cirugía en los casos más graves.

Astigmatismo

Es la afección ocular donde el individuo percibe las imágenes de forma borrosa o distorsionada independiente de la distancia del objeto observado, de acuerdo con el grado de intensidad.

Puede afectar a personas de cualquier edad y también es desencadenado por deformaciones en la córnea o el cristalino, que interfieren en la concentración correcta de luz y dejan la visión borrosa. Su origen es hereditario.

Sus síntomas pueden incluir dolor en la cabeza y en la región alrededor de los ojos, más allá de la fatiga visual. La corrección consiste en el uso de gafas o lentes de contacto, así como cirugía láser para los casos más graves.

Cataratas

Es la condición ocular del individuo que pierde la transparencia del cristalino, membrana situada justo detrás del iris. La catarata es mucho más recurrente en los ancianos y puede no influir en la calidad de la visión, aunque también puede llevar a la ceguera.

Su surgimiento se da por diversos factores, en la mayoría de los casos, se debe a la asociación entre la predisposición genética con el envejecimiento del cristalino y la degeneración derivada de la edad avanzada (en estos casos, se produce en los dos ojos, aunque existan diferencias de evolución en cada lado).

Sin embargo, también puede ser causada por la diabetes, alcoholismo, tabaquismo, uso de corticoides o traumas en la región ocular (cuando se produce puntualmente en uno de los ojos).

Los síntomas relacionados con la catarata son discretos e implican sensibilidad a la luz, visión borrosa, aumento del grado de miopía y percepción menos vibrante de los colores, además de la aparición de una mancha clara y opaca sobre la región de la pupila.

El tratamiento es exclusivamente quirúrgico y los métodos de prevención consisten en el control de los factores de riesgo.

Estrabismo

Es la patología responsable de la desalineación de los ojos. Sus causas aún no están claras para la medicina, pero se considera que es recurrente en problemas en el funcionamiento regular de alguno de los 6 músculos que trabajan en equilibrio en la alineación de los ojos.

Lee también:  ¿Cómo se diagnostica la desnutrición?

También puede ser originado por traumas o cuadros de cataratas avanzadas, e influenciada por factores hereditarios o de parto prematuro. Puede surgir a cualquier edad, pero es más común durante la infancia.

Visión doble, el debilitamiento del poder de la visión y la disminución de los conceptos de textura y profundidad son algunos de los síntomas, acompañados de desviación ocular (en uno o ambos lados) y tortícolis.

El tratamiento no es necesariamente quirúrgico: algunos casos pueden ser revertidos a través de gafas, colirios y ejercicios visuales.

Glaucoma

Es la patología relacionada con la lesión del nervio óptico, a causa de la alta presión ocular. La elevación de la presión interna del ojo puede llevar a la ceguera repentina, lo que caracteriza los casos de glaucoma agudo.

En los casos de glaucoma crónico, se produce pérdida de la visión periférica. El aumento de la presión intraocular se da por el aumento de la cantidad del líquido que llena el interior del ojo.

Sin embargo, la medicina aún no reconoce claramente los motivos que llevan al aumento de la producción de este líquido. Antecedentes familiares y la edad, entre 40 y 60 años, aumentan la predisposición al glaucoma.

Muchos pacientes no presentan síntomas hasta el inicio de la pérdida de la visión. Otros, reportan síntomas como ojos rojos e hinchados, visión borrosa y dolor repentino en uno de los ojos.

El tratamiento puede ser con colirios, medicamentos (orales o vías intravenosas) o por procedimientos quirúrgicos.

Conjuntivitis

Es la enfermedad de los ojos caracterizada por la inflamación de la conjuntiva (membrana transparente que cubre y protege el globo ocular).

El proceso inflamatorio puede ser causado por virus, bacterias, alergias u otros agentes tóxicos, y el contagio en general se da en entornos públicos y cerrados, como autobuses, metro y escuelas.

Es una enfermedad altamente contagiosa, y el paciente debe evitar el contacto con otras personas por una semana para contener la propagación.

A pesar de no ser una inflamación grave, los síntomas son muy molestos. Enrojecimiento e hinchazón de los ojos, sensibilidad a la luz, dolor, secreción y visión borrosa son los principales.

El tratamiento consiste en compresas con suero fisiológico, colirios lubricantes y servicio de limpieza constante.

La prevención implica lavarse las manos después de salir de entornos públicos, evitar llevarse las manos a los ojos, así como no compartir toallas ni maquillaje.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas