¿Por qué nos da tos?

Gripes, faringitis y laringitis son las afecciones más habituales por las cuales nos da tos. La mayoría de estos casos son de origen viral más que bacterianos.

Conviene subrayar que, sin importar el carácter que caracterice habitualmente a la tos, no se le suele prestar atención hasta que se convierte en una patología grave.

En contraste, es necesario saber por qué nos da tos.

¿Por qué nos da tos?

¿Por qué tosemos?

Pongamos por caso que, algo irritante entra en nuestro sistema respiratorio. Todos los diminutos receptores que se encuentran en la garganta, los pulmones, los bronquios y los bronquiolos comienzan a producir más mucosidad.

Todo esto, a su vez, estimula las terminaciones nerviosas y activa una secuencia que culmina con una fuerte expulsión de aire y material extraño por la boca: la tos.

Irónicamente, hasta los medicamentos también pueden producir tos, como un efecto secundario de la dosis administrada.  Al respecto, tenemos los corticoides inhalados, los beta bloqueantes, tales como el propanolol, metoprolol, atenolol, y los inhibidores de la enzima conversora de angiotensina.

Factores

En el medio ambiente están presentes bacterias o virus, como los del resfriado común o la gripe, que producen mucosidad excesiva e inician un reflejo tusígeno, sobre todo en la noche, que es cuando, escurren los senos nasales y se intensifica la tos con cosquilleo en la garganta.

Lee también:  ¿Por qué consumir comida orgánica?

Tanto enfermedades como asma, la bronquitis, la fiebre del heno y los contaminantes ambientales, el humo del tabaco, las sustancias químicas o  perfumes son otros causantes de la tos.

Hasta la acidez también puede desencadenar un acceso de tos, específicamente, cuando hay reflujo de jugos gástricos por el esófago, y éste quema e irrita la garganta.

Recomendaciones

En tanto, expertos concuerdan en que, cuando la tos se prolonga por más de 2 o 3 semanas es necesario acudir a un médico especialista, en virtud de que, se haga un descarte de cualquier otra condición respiratoria que pueda estarse presentando.

Sobre todo si ésta viene acompañada de sangramiento, esputo o dolor pulmonar constante.

Asimismo, se deben evitar las inhalaciones de polvo, tabaco y humo, así como no someterse a cambios bruscos de temperatura.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas