¿Por qué lloramos de alegría?

¿Te has preguntado alguna vez por qué lloran los ganadores de lotería, las adolescentes gritan en conciertos de sus artistas y la gente que pellizca las mejillas de los bebés lindos?

Sin duda alguna llorar es una de las principales manifestaciones de que estamos sintiendo un emoción fuerte, aunque por lo general es una emoción de tristeza, también podemos llorar de alegría.

¿Por qué lloramos de alegría?

De acuerdo a un estudio realizado por científicos estadounidenses, llorar lágrimas de alegría puede ser la forma en que el cerebro trata de restaurar el equilibrio emocional en nuestra mente.

Realmente derramar lágrimas podría parecer una extraña respuesta a la felicidad, sin embargo se trataría tan solo de una reacción que ayuda a que las personas puedan lidiar con las emociones abrumadoras o fuertes que se producen de manera repentina.

Esta reacción entonces pudiera ser una forma en la que nos podemos recuperar de esas emociones fuertes que sentimos.

Ejemplos de situaciones en las que lloramos de alegría

  • Las adolescentes que gritan y lloran en un concierto de Justin Bieber o cualquier otro artista juvenil.
  • La esposa que llora cuando se reúne de nuevo con su esposo soldado que vuelve de la guerra.
  • Los ganadores de la lotería  que no pueden creerlo.
  • Los jugadores de fútbol cuando anotan el gol de la victoria.
  • Las personas que pellizcan las mejillas de los bebés muy lindos.
Lee también:  Beneficios de practicar el coaching corporal

Los resultados mostraron que las personas cuyas reacciones fueron negativas cuando se enfrentan a las noticias positivas fueron más capaces de controlar sus emociones. Algunas personas también fueron particularmente hábiles para controlar sus emociones de esta manera.

La gente que era probable que pellizcara la mejilla de un bebé lindo también eran más propensos a llorar en la graduación de un niño.

Hay también algunas pruebas de que este sistema de regulación emocional trabaja para reequilibrar los efectos de las emociones negativas luchando para reemplazarlas por otras positivas.

Por ejemplo, la gente a veces puede reír cuando se siente nerviosa o cuando se enfrentan a situaciones aterradoras y peligrosas.

En pocas palabras, también hay gente que sonríe cuando en realidad se siente muy triste.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas