Ataques y epilepsia

Los síntomas que se experimentan una persona durante un ataque dependen del lugar en el cerebro en el cual ocurre la alteración de la actividad eléctrica. Algunos ataques pueden dar miedo a quienes están observando.

Una persona que tiene un ataque tonicoclónico “gran mal” puede gritar, perder el sentido y desplomarse al piso, ponerse rígida y con espasmos musculares. Alguien que tiene un ataque parcial complejo puede parecer confundido o aturdido y no podrá responder a preguntas ni instrucciones.

Muchas personas tienen ataques que ni siquiera son notados por otros. Algunas veces, el único indicio de que tiene un ataque de ausencia “petit mal” es el parpadeo rápido o algunos segundos de mirada perdida.

Ataques y epilepsia

Qué es epilepsia

La epilepsia es un término general para varios tipos de convulsiones. Las personas con epilepsia diagnosticada han tenido más de un ataque, y es posible que hubieran tenido más de un tipo de ataque.

El peso de la epilepsia

Unos 2.3 millones de personas en los Estados Unidos tienen alguna forma de epilepsia.

En la gran mayoría de los casos no se ha determinado una causa única que genera la condición. Los ataques pueden ser causados por trauma en la cabeza, apoplejía, tumor de cerebro, envenenamiento, infección, condiciones heredadas o problemas durante el desarrollo fetal.

Lee también:  Qué es salud física

Métodos de tratamiento

Controlan los ataques aproximadamente el 75% de las personas con epilepsia. Las formas más comunes de tratamiento son drogas antiepilépticas.

Cuando los medicamentos no funcionan, es posible que la cirugía funcione. Otra opción es el estímulo del nervio vago, una terapia recientemente aprobada en la que un médico implanta un aparato eléctrico en el hombro del afectado para estimular periódicamente un nervio craneal.

Para las personas con ciertos tipos de ataques, es posible que una dieta especial con mucha grasa y pocos carbohidratos pueda reducir los ataques si otros tratamientos no funcionan.

Puntos importantes

En la mayoría de los casos, se puede lograr el objetivo de eliminar los ataques y a la misma vez prevenir los efectos secundarios del tratamiento. Sin embargo, no existen sistemas organizados de cuidado para proveer con uniformidad los servicios y el apoyo que aseguren la mejor calidad de vida posible para las personas con epilepsia.

Los datos de monitoreo de epilepsia son limitados. Es poca la investigación que se ha realizado, en especial sobre cómo esta condición afecta a los ancianos.

Muchas veces, las personas con epilepsia luchan para vencer el sentimiento bajo de autoestima y el estigma propio de tener epilepsia.

El estigma se debe en parte a la falta de comprensión de parte de los seres humanos con los que tienen contacto en la vida diaria los miembros de familia, compañeros de clase y los colegas–.

Lee también:  El Sindrome de angelman

Algunas personas creen equivocadamente que la epilepsia es una forma de enfermedad mental o retraso mental, que hay que tenerle miedo a los ataques o que se deben tomar medidas drásticas de asistencia para ayudar a alguien que tiene un ataque.


Deja un comentario


Nota: La información proporcionada en este sitio es sólo una guía de orientación y no reemplaza a la atención médica que pueda proporcionarle un especialista de salud.

contador de visitas