Salud

Qué son las emociones y cómo afectan nuestra salud

Anuncios

Los seres humanos tenemos la capacidad de reaccionar ante las cosas que nos suceden en nuestro diario vivir, ya sea con nuestros pensamientos o acciones; estamos programados para responder a cada situación que surja de la manera que creemos conveniente. Sin embargo cada persona es diferente y por lo tanto no todos respondemos de la misma manera ante una situación en particular.

En esto tiene mucho que ver nuestro diálogo interior mediante el cual en cada momento del día tenemos una conversación dentro de nosotros mismos, haciéndonos preguntas y respondiendo a ellas de la manera que creemos correcta, generando así lo que llamamos emociones.

Qué son las emociones y cómo afectan nuestra salud

¿Qué son las emociones?

Las emociones son procesos adaptativos que se activan cuando nuestro cuerpo detecta un peligro o situación desconocida, son funciones biológicas humanas fundamentales, producto de la evolución, que le permiten a nuestro organismo poder sobrevivir y adaptarnos a cualquier entorno.

En cuanto a las emociones podemos también podemos clasificarlas en emociones positivas, como la felicidad y la risa que mejoran y potencian nuestra salud, y en emociones negativas como la ansiedad y el estrés que tienden a bajar o degradar nuestra salud en general.

Cómo nos afectan las emociones

Una vez que hemos visto qué significan las emociones, veremos cómo nos afectan.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (conocida por sus siglas como OMS) se estima que más del 90% de las enfermedades que padecemos tienen un origen psicosomático (enfermedades psicosomáticas), es decir que la causa básica proviene de un malestar de origen mental, el cual luego tiene una influencia corporal. En pocas palabras, tus emociones pueden enfermarte físicamente.

De hecho, algunos estudios han demostrado que emociones negativas, como la ira, la ansiedad o la depresión, y también el estrés, pueden debilitar la eficacia de ciertas células inmunológicas en nuestro cuerpo.

Para comprenderlo mejor veamos lo siguiente. Cada vez que sentimos ira se añade una tensión adicional al corazón, que hace que aumente el ritmo cardíaco y la presión sanguínea. Cuando esto sucede muy frecuentemente puede causar un daño, debido a fuerza con la que fluye la sangre a través de la arteria coronaria, con cada latido se pueden provocar microdesgarramientos en los vasos, donde se desarrolla la placa. Así, una persona que sufra de ira repetidamente tendrá mayor probabilidad de sufrir alguna enfermedad coronaria.

Anuncios

Ejemplos de cómo nos afectan las emociones

Cuando sentimos dolor en el cuello constantemente nos podría estar indicando que estamos sufriendo de estrés muy a menudo.

Experimentar en las caderas una sensación de dolor inexplicable a veces nos puede advertir que los miedos nos tienen invadidos, posiblemente porque creemos que no tenemos la capacidad para tomar decisiones que son importantes para nosotros.

El dolor en la espalda también puede indicarnos que nuestras emociones intervienen, un dolo en la espalda alta se relaciona con el dolor del desamor; en la espalda media se relaciona con la incapacidad para soltar el pasado; y en la espalda baja está relacionado con el estrés financiero.

Al atravesar un momento o situación que nos provoca ira nuestro cuerpo reacciona con un efecto bioquímico que nos hace aumentar los niveles de adrenalina y al mismo tiempo revivir las sensaciones de ira una y muchas veces.

Las emociones de tristeza también afectan nuestra energía y motivación para seguir adelante. Estar tristes puede producirnos fatiga, exceso de cansancio y una bajada importante de energías que nos mantendrá sin ánimos.

Qué hacer para mantener una buena salud emocional

Los siguientes son algunos consejos a poner en práctica para cuidar nuestra salud emocional, y a su vez nos ayudará también a cuidar nuestra salud física.

  • Comprende tu cuerpo: Conoce las emociones que estás sintiendo y por qué las estás sintiendo. Redacta una lista de cosas con las que no te sientas bien en tu vida y léelas en voz alta, esto relajará tu cerebro, y te tranquilizarás para buscar una solución para esas preocupaciones.
  • Aprende algo nuevo: Mantén tu mente ocupada en cosas positivas que aporten algo a tu vida, como por ejemplo aprender una habilidad nueva, mantener activo tu cerebro es la clave para la memoria, la adaptabilidad al entorno y la felicidad.
  • Controlar tus emociones con tu respiración: Cuando te encuentres con una situación que está fuera de tu control respira profundamente diez veces antes de hablar o actuar.
  • Ríete: La risa tiene la capacidad de liberar en el organismo energía negativa y al reírnos el cerebro emite la orden de segregar endorfinas, sustancias que tienen propiedades similares a la morfina, éstas pueden aliviar el dolor, equilibrar el tono vital y mantener la depresión alejada de nuestra vida. Además,reir baja la presión arterial, rejuvenece, facilita la digestión y mejora la respiración, entre otros beneficios que nos proporciona, y lo mejor de todo es que no cuesta nada.
  • No improvises demasiado: Esto puede resultar agotador. Procura planificar las cosas que tienes que hacer cada día y dedícales el tiempo que necesitan. Si controlas el estrés evitarás el desgaste y el deterioro de tu cuerpo y de sus sistemas.
  • Expresa tus emociones: Llena tu día de emociones positivas , cosas que te alegren la vida para vivirla con mejor salud. Así también expresa a las personas que te rodean lo que sientes, esto te aliviará la carga emocional con la que cargas, especialmente cuando tienes problemas y no sabes qué hacer.
Anuncios
COMPARTE ESTE ARTÍCULO EN

Mostrando 1 comentario

  1. Leonarda estrella dice:

    Excelente orientacion sobre la.salud emocional.me encantó.