Finanzas

Economía de pareja ¿Cómo hacer que funcione?

En este artículos encontrarás algunos trucos de la economía de pareja.

Anuncios

La vida en pareja está, sin duda, repleta de cosas maravillosas. Decidir mudarse junto a la persona elegida para recorrer los caminos que ambos han elegido en la vida es una experiencia única.

Compartir techo con otra persona es una construcción diaria en la cual ambos deben ir rearmando y reorganizando ciertas costumbres y modos.

Dentro de este contexto la organización del dinero no queda excluida. Esto no tiene por qué ser para nada problemático, se trata de intentar acordar ciertas cuestiones de tal manera que se organice de la mejor manera, cómodamente para los dos.

La dinámica de cada par

Cuando dos personas deciden irse a vivir juntos traen consigo la experiencia de sus situaciones anteriores. Hay quienes vienen de vivir solos, hay quienes han vivido con un amigo o compañero de cuarto eventual, hay quienes vienen de vivir con sus familias, en fin, cada caso es diferente.

Como consecuencia de esto cada cual tiene su forma de organizar el dinero, los pagos y los gastos. Ahora, en un plan en conjunto es feliz que no acarree ningún tipo de problemas.

Anuncios

Puede que la mejor manera de comenzar sea el diálogo. Sentándose a charlar de qué manera prefiere cada uno que se pongan en orden los pagos mensuales y los gastos cotidianos.

Delegar y ordenar

Una buena manera de organizar puede ser dividir ciertas tareas. Por ejemplo, que uno se encargue de los servicios mensuales y bimestrales, mientras que otro se encargue de separar el dinero para hacer una compra mensual en el supermercado.

A veces sucede que uno es mucho más ordenado que el otro y entonces aquel se hace cargo de la organización general de los sueldos de ambos, en caso de que trabajen ambos, o del sueldo de uno, en caso de que el sostén económico esté dado solo por una de las partes.

Muchas parejas deciden hacer esta escisión total en la cual es uno el que lleva todas las cuentas e incluso los ahorros.

Esto puede ser muy sano y grato si ambos están de acuerdo y cómodos en esta situación. La economía no debe ser, bajo ningún concepto una fuente de conflicto.

Aunque en un comienzo haya ciertas asperezas y cueste ponerse de acuerdo, hay que pensar que es cuestión de buscar una forma cómoda, una forma que sea ya no propia de cada individuo sino propia de una pareja que encara una vida conjunta.

Anuncios
COMPARTE ESTE ARTÍCULO EN

No hay comentarios todavía