Finanzas

Cómo ahorrar para las vacaciones

Irse de vacaciones es cuestión de organizarse. Las vacaciones significan aquel momento del año en que se permite una desconexión con las obligaciones diarias del trabajo para abrir la posibilidad de la relajación, la distracción y el pleno placer.

Anuncios

Con tales características por demás tentadoras, las vacaciones son un momento esperado y pensado durante el resto del año.

El incentivo de las vacaciones y de, quizá, poder hacer un viaje más o menos grande a cualquier lado es muy interesante para quien espera, trabajando, ese momento.

Ahora bien, lo cierto es que no todos cuentan con un mismo presupuesto para destinar a este grato momento de placer. Hay vacaciones para todos los costos y se puede pensar de cual es la mejor manera de emplear el dinero destinado a ello.

Juntar el dinero para las vacaciones no es sencillo pero podemos intentar encontrar pequeños trucos parar hacer que este ahorro destinado a viajar no sea tan duro.

Buscar objetivos diversos

Para empezar podemos comenzar por pensar los destinos. Podemos pensar en varias alternativas, algunas más costosas que otras. De esta manera tendremos opciones diversas para elegir en el momento que sea necesario y según el dinero con el que contemos.

Anuncios

Por ejemplo es posible pensar en alternativas más locales, más o menos cercanas que no impliquen grandes gastos, pero también proyectar un viaje más grande que requiera más recursos.

De esta manera cuando llegue el momento de decidir optaremos por la alternativa más factible para nuestra economía.

Juntar de a poco

Teniendo en cuenta que viajar puede implicar un gasto extra más o menos grande podemos pensar en proponernos un ahorro alternativo durante todo el año. Pequeño, lo más imperceptible posible.

Una idea atractiva puede ser la de tener un cochinillo o una cajita cerrada donde no se pueda ver el interior. Cada vez que salgamos a hacer alguna compra o abonemos algo vamos colocando allí el cambio pequeño. Si es una familia, todos deben estar avisados y cooperar con ello.

Haciendo esto durante el año, por lo menos unos meses, puede que al romper el chanchito tengamos la grata sorpresa de haber podido ahorrar un monto interesante de una manera más o menos imperceptible.

A veces se trata de saber como ingeniárselas como para poder apartar algo de dinero sin caer en la tentación de gastarlo en otra cosa.

El método del cochinillo es también valido para otro tipo de objetivos de ahorro y, con constancia y seriedad, pueda aportar bastante al ahorro en el hogar.

Anuncios
COMPARTE ESTE ARTÍCULO EN

No hay comentarios todavía